Lo venían anticipando. Sin ir más lejos, en estas mismas páginas señalaron en octubre pasado que “no tenemos idea de hasta dónde se pueda seguir creciendo”. Estamos hablando de los socios fundadores de Bodega San Francisco, Sergio Barros y Arturo Salvatierra, quienes han demostrado con hechos que sus palabras tienen hoy más sentido que nunca. […]

  • 14 abril, 2009

Lo venían anticipando. Sin ir más lejos, en estas mismas páginas señalaron en octubre pasado que “no tenemos idea de hasta dónde se pueda seguir creciendo”. Estamos hablando de los socios fundadores de Bodega San Francisco, Sergio Barros y Arturo Salvatierra, quienes han demostrado con hechos que sus palabras tienen hoy más sentido que nunca. Supimos que la compañía, que lidera en Chile la industria del bodegaje con nueve centros que suman más de 700 mil metros cuadrados construidos, acaba de sellar una alianza con el holding Algeciras, del empresario Eduardo Elberg, para aterrizar en esta misma área de negocios en Perú.

Cercanos a esta operación afirmaron que las conversaciones se iniciaron el año pasado y que el negocio lo cerraron hace sólo un par de semanas. La idea es replicar en Perú lo que ya han hecho en Chile los socios de San Francisco, al lograr en poco más de 20 años contar con una cartera de clientes que supera las 300 compañías, entre las que se cuentan supermercados y tiendas por departamentos.

La historia de Bodega San Francisco se remonta a 1985, con los 7 mil metros cuadrados que levantaron en Pudahuel. Pero fue a partir de mediados de los 90 cuando comenzaron a crecer en regiones. Hoy construyen a razón de 12 mil metros cuadrados mensuales y facturan unos 30 millones de dólares al año. Elberg, en tanto, tiene el gran plus de conocer al dedillo el mercado peruano, donde ha participado en diversos negocios, como el supermercadista, el textil y el inmobiliario.