¿Cómo reencantar a una nueva generación de consumidores que se mueven en Uber? ¿Cómo mantener viva la tradición de el manejo entretenido y dinámico, de los autos deportivos, de la conducción como una filosofía?

  • 21 febrero, 2020

BMW responde con el Serie 2 Gran Coupé, su último estreno global que desafía tendencias para llevar a un nuevo nivel y a una nueva época las emociones que puede brindar un coupé deportivo, sin perder de vista los desafíos de la vida cotidiana.

La industria automotriz tiene unos giros sorprendentes y justo en el momento en que los SUV o todoterrenos se tomaban prácticamente todos los mercados, un grupo de modelos se actualizó con propuestas que reviven el que en un momento pareció anticuado formato sedán. Para muchos, un auto de señores mayores.

La agresiva silueta de coupé, sumado a la utilidad y dinámica de un cuatro puertas, tamaño compacto y motores de alto rendimiento han configurado en el mercado premium casi un sub segmento de modelos que suman en emociones, con atractivos diseños, pero curiosamente dirigidos a los nuevos consumidores: millenials y generación Z. En este ecosistema se introduce con puntos de ganador el BMW Serie 2 Gran Coupé.

Se trata de un modelo de cuatro puertas y una agresiva imagen, muy deportiva, responsabilidad de la diseñadora de la marca Anne Forschner, que supo imprimir en este nuevo modelo toda la herencia deportiva de BMW con un tamaño y agilidad muy amigables.

Comparte elementos con el nuevo Serie 1, como su tracción delantera, lo que le convierte en un rebelde dentro de su propia marca, pero a pesar de este factor, la experiencia de conducción sigue siendo vivaz y emocionante en claro respeto por los valores de esta marca.

El excelente trabajo de diseño imprime mucha deportividad al proponer casi una línea contínua entre su musculoso capó y un parabrisas bastante inclinado que sugiera una excelente penetración aerodinámica. Los nuevos riñones abultados que la marca ha impuesto en sus más recientes líneas, están flanqueados focos rasgados, mientras que en los bajos subrayan el dinamismo grandes entradas de aire para enfriamiento. La caída fastback, finalizado en un elegante spoiler completan un soberbio trabajo de diseño, para un auto que suma seguidores a primera vista.

El interior responde a los nuevos tiempos y su poderoso equipamiento tecnológico se une con un cockpit donde el conductor es el foco. Todos los instrumentos y mandos se dirigen a él, con el volante como punto de fuga. Un estilo sobrio, que utiliza detalles y materiales técnicos para convocar elegancia, evitan la sobrecarga visual de sus múltiples pantallas y controles.

Destaca su tablero central digital, que cambia según el uso, pudiendo alojar la información básica como velocidad y revoluciones, incluyendo modos de conducción y sistema de navegación. Éstos también son asequibles desde la pantalla táctil central, que cuenta con pad de control. Tecnología de reconocimiento de voz, control por gestos y la información del viaje proyectada en el parabrisas, conviven con avanzadas tecnologías de asistencia a la conducción como control crucero adaptativo con frenado automático y el sorprendente asistente para reversa, entre muchas otras soluciones de última generación.

En el lanzamiento mundial, realizado en Lisboa, Portugal, la marca mostró los motores que puede equipar, comenzando con un tres cilindros, turbocargado de 140 caballos de fuerza( BMW 218i); un cuatro cilindros diésel, de 190 caballos de poder (BMW 220d); y el más potente para la variante de alto desempeño M: el bloque motriz más potente de cuatro cilindros del fabricante, que turbocargado, puede ofrecer hasta 306 HP para el BMW M235i xDrive.

Para ver video ingresar en http://youtube.com/watch?v=x3SJxxKEDe0