En un mes realmente lleno de lanzamientos y novedades, la casa alemana BMW lanza uno de sus íconos en sedanes deportivos, la nueva generación de su M5, para los que saben sinónimo de velocidad y performance extremo, con un enfoque pleno de elegancia.

  • 5 noviembre, 2018

Al máximo, marcando más de 220 km/hr en la recta del Autódromo Internacional de Codegua, muy cerca de Rancagua, llegó a Chile la sexta evolución de una leyenda: el BMW M5, el primer auto en llevar a las ventas masivas el motor del súperdeportivo M1, generar una nueva estirpe de deportivos (todos los M de BMW),  ser uno de los sedanes más veloces del mundo y todo, vestido de elegante sedán. No es raro la atención que genera, incluso en el BMW M Power Tour 2018, donde fue lanzado.

La historia comenzó en 1984, tras el éxito de sus sedanes Serie 5 y Serie 3 que demostraron que el confort urbano de un sedán se compatibiliza a la perfección con el dinamismo de un deportivo, sobre todo si su conductor tiene gusto por la velocidad y la conducción precisa y emocionante. Bueno, ahora en su sexta evolución muestra no cifras de sedán deportivo, sino que de un verdadero súperdeportivo.

Lo más impresionante son sus 600 caballos de fuerza, y 750 Nm de torque, que emanan de su revolucionado corazón: un motor V8 de 4.4 litros con tecnología M equipado con turbocargadores dobles,  TwinPower Turbo (), todo administrado por una caja M Steptronic de ocho velocidades.

En esta generación, el M5 cuenta con tracción integral XDrive, que tiene como objetivo mejorar la performance dinámica del auto en condiciones deportivas, cuenta con una caja de transferencia central con embrague multiplataforma, que permite distribuir la entrega de poder de forma variable entre las ruedas delanteras y traseras, ¿el resultado? una performance de competición.

Además, agrega 4 modos de conducción y dinamismo, 4WD (tracción total), 4WD Sport (con mayor fuerza en las ruedas traseras), 4WD sin DSC (total sin control de estabilidad), 4WD Sport sin DSC y para los que desean emociones puramente deportivas, tracción trasera sin DSC. Solo para pilotos consumados y valientes.

Como buen ejecutivo caballeroso, ofrece 3 modos de manejo algo más sencillos: Comfort, Efficient, Sport y Sport+, que permite elegir el modo de manera sencilla, dependiendo de dónde conducimos.

Alto nivel de equipamiento, pero cuando se tiene un M5, quizá no sea lo más importante, pero sí, cuenta con un eficiente sistema de infoentretenimiento, competentes conexiones con el smartphone, y unas butacas deportivas que se abrazan a los ocupantes en cada curva, dada de manera deportiva, para mantener todos pegados a su asiento. Un lujo de ejecutivo, un atleta de alto performance y un modelo muy deseado, todo en uno con la máxima tecnología para pista.