A comienzos de la semana pasada, el presidente de EFE, Jorge Rodríguez Grossi, tuvo su primer round con un grupo de parlamentarios concertacionistas. ¿La razón? La insistencia de la denominada bancada regionalista para que la empresa estatal mantenga el proyecto del tren al sur o Biotrén. En estos días, el presidente de EFE ha debido […]

  • 16 noviembre, 2007

A comienzos de la semana pasada, el presidente de EFE, Jorge Rodríguez Grossi, tuvo su primer round con un grupo de parlamentarios concertacionistas. ¿La razón? La insistencia de la denominada bancada regionalista para que la empresa estatal mantenga el proyecto del tren al sur o Biotrén. En estos días, el presidente de EFE ha debido enfrentar los cuestionamientos de los diputados socialistas Alfonso de Urresti y Clemira Pacheco, quienes lo han enfrentado porque Rodríguez asignó pocas probabilidades a que EFE tenga financiamiento para dicho tren.

La última carta que están estudiando es enviar un oficio a la presidenta Bachelet, quien en una reunión con los jefes de bancadas ofi cialistas, hace tres semanas, aseguró que el tren al sur era “un compromiso personal”, indicó De Urresti.