El siniestrado Casino de Pucón mantenía en su bóveda, como dice la norma, los dineros necesarios para operar y mantener el juego abierto. Eran entre 400 y 600 millones de pesos depositados en una caja inmune al daño del fuego. Pero terminado el incendio la sorpresa fue mayúscula. Al abrir la bóveda, en su interior […]

  • 5 octubre, 2007

El siniestrado Casino de Pucón mantenía en su bóveda, como dice la norma, los dineros necesarios para operar y mantener el juego abierto. Eran entre 400 y 600 millones de pesos depositados en una caja inmune al daño del fuego. Pero terminado el incendio la sorpresa fue mayúscula. Al abrir la bóveda, en su interior se encontraron los billetes intactos y en perfecto orden. No obstante, el calor pudo más, al punto que al momento de tomar los fajos, éstos se deshicieron ante los ojos incrédulos de los funcionarios.

Pérdida que, de seguro, formará parte de las negociaciones entre Enjoy (dueña del casino y hotel) y Liberty, la aseguradora contratada. Los peritajes están bastante avanzados. Ya se sabe que el casino (de acero) fue pérdida total, y ahora se investiga en el edificio del hotel, pues aún no se determina si se puede salvar parte de la estructura de cinco pisos de concreto. Beckett Liquidadores de Seguros, junto al IDIEM de la Universidad de Chile, están estudiando la posibilidad de salvar sectores de la estructura. Dicen que el valor asegurado por metro cuadrado andaría entre UF 20 y UF 22, dependiendo si la estructura es de acero (más barata) o de concreto (más caro). Liberty reconoció que los precios que se pagan por este tipo de eventos estarían en torno a los 35 millones de dólares. Sin embargo, dijeron que este siniestro no alcanzaría esa cifra.

La construcción del nuevo hotel podría demorarse hasta 18 meses desde que comiencen las obras, y ya se sabe que para fines de año estaría funcionando un casino provisorio a un costado del siniestrado. Como el seguro cubre el denominado lucro cesante, esta instalación alternativa probablemente se convertirá en motivo de discusión ya que ambas partes tendrán que acordar cuánto de lo que dejan de ganar corresponde a ingresos del hotel y cuánto al casino.