Finalmente se estrena Magic city, una serie que puede competir de igual a igual con Mad men o Los Soprano. Aunque no lo crean.

  • 12 abril, 2012

 

Finalmente se estrena Magic city, una serie que puede competir de igual a igual con Mad men o Los Soprano. Aunque no lo crean. POR federico willoughby Olivos

Probablemente la televisión estadounidense sea el último gran refugio cultural y emocional del país del norte. Porque si hace unas décadas la preocupación era que su alto consumo solo podía atrofiar el cerebro, hoy sucede todo lo contrario: la televisión –en particular, las series– se ha convertido en el lugar donde no sólo se encuentran las mejores historias (tema más que comentado en esta columna), sino que también en el lugar donde Estados Unidos recuerda que no sólo fue el país más importante del mundo sino que el semillero del estilo, el lujo y el exceso.

Solo así se explican el éxito de series como Mad men y los intentos de réplica de la entusiasta Pan Am o la muy fallida The Playboy Club. En un país en guerra, donde la economía no termina de levantar y donde el último gran aporte a la cultura de masas parecen ser los realities, no es raro que se extrañe ese momento en el tiempo cuando un hombre podía soñar con alcanzar el cielo, escuchar a Frank Sinatra y, por qué no, ser el dueño del mundo.

Y bueno, finalmente, se lanza una serie sobre el siglo pasado que es interesante en sí misma y no un clon de Don Draper y compañía. Nos referimos a Magic city, la serie de Starz, ambientada el Miami de 1959 y que se mueve en torno a Ike Evans (Jeffrey Dean Morgan),  un tipo que apostó todo en la construcción de su hotel, El Miramar Playa, y que ahora, con la llegada de Castro al poder, vive un escenario que no deseaba: su socio Ben “The butcher” Diamond (Danny Houston), que puso el 49% del edificio, vuelve de La Habana y quiere más participación. A eso se suma una corrupta red de policías, políticos y sindicatos que no dejan tranquilo a Evans. Todo, rodeado de mujeres muy guapas y todo el estilo de fines de la década de los cincuenta.

Magic city puede correr el mismo camino que Mad men porque no se queda en la recreación de época sino que le agrega un complejo universo creado por Mitch Glazer (escritor que cuenta entre sus créditos el guión de Great expectations) y le suma matices más complejos y algo oscuros como son la presencia de la mafia, la Cuba de Castro,  la diferencia de clases y la lucha por los derechos civiles.

Los primeros capítulos de Magic city tienen suficiente intriga y personajes como para pensar que la serie tiene futuro y que puede ser una de las buenas sorpresas de este año. Y como dato no menor, antes de que se estrenara el primer capítulo ya se había confirmado una segunda temporada.


DETRÁS DE LAS NOTICIAS

HBO acaba de hacer interesantes anuncios para los meses que vienen. El primero, y más esperado, tiene que ver con el estreno de la quinta temporada de True blood que, eso sí, enfrenta la partida de su creador Alan Ball. La otra, tiene que ver con una nueva serie que la cadena hará junto a Aaron Soorkin (The West wing, Sports night) y que se llama Newsroom. Se trata de la vida de Will McAvoy (Jeff Daniels), un controvertido hombre ancla que tiene que lidiar con su vida, las noticias y Jane Fonda… que interpreta a su jefa.