El que un medio de comunicación escrito tenga su versión para el iPad no significa que adaptó un sitio web al formato del tablet de Apple, sino que reinventó su producto en un software para que la experiencia resalte los beneficios del iPad con su atmósfera, simpleza e innovación.

 

  • 25 octubre, 2010

 

El que un medio de comunicación escrito tenga su versión para el iPad no significa que adaptó un sitio web al formato del tablet de Apple, sino que reinventó su producto en un software para que la experiencia resalte los beneficios del iPad con su atmósfera, simpleza e innovación.

 

Resulta algo complejo entender qué es una aplicación como elemento básico para sacarle provecho a los distintos dispositivos móviles que hoy se encuentran en el mercado. Una aplicación es un software adaptado para tablets o smartphones que necesita acceso a Internet para su descarga. Y quien lleva la delantera en este mercado ha sido, con mucho, la empresa de Steve Jobs, Apple.

En App Store, la tienda virtual de aplicaciones, ya existen más de 250 mil de ellas, y el 10% es para el iPad. Los usuarios ya han hecho más de 6.500 millones de descargas, equivalentes a 200 aplicaciones por segundo.

Para instalarse en la tienda virtual, es necesario que los desarrolladores del software en cuestión postulen y, luego de un tiempo, recibirán el visto bueno de la empresa tecnológica. El producto que se ofrecerá en el App Store tiene que estar a la altura de la tienda.

Diversos medios de comunicación se han dado cuenta de que deben estar en esta plataforma para llegar así a nuevas audiencias, que buscan una experiencia inédita al momento de relacionarse con el producto que ofrece el medio. Imágenes de mejor calidad, textos con zoom y publicidad en movimiento son algunos de los elementos que ya se usan para lograr esa experiencia acorde a la calidad y capacidad de los dispositivos.

Nuevos desafíos
Es un cambio de paradigma. La llegada del iPad a Chile, al igual que en el resto del mundo, ha significado una serie de adaptaciones en cuanto a la entrega de información y de la publicidad. Para las agencias, este dispositivo significa dar un paso en la integración de los formatos audiovisuales con las redes sociales e Internet en general.

Para Cristian León, publicista y director creativo de la agencia MRM, las aplicaciones de revistas y diarios permiten que la publicidad estática del papel ahora pueda transformarse en un anuncio audiovisual que interactúe con el usuario. “Si antes se pensaba en cómo crear publicidad para los medios, hoy hay que pensarla en cuanto a la experiencia”, explica León. “Ahora la relación existente entre el anuncio y el usuario será mucho más directa”.

Un poco más cauto es Cristián Leporati, también publicista y director de la carrera de Publicidad de la Universidad Diego Portales. Para él, la comercialización de este modelo de negocio aún no está clara. “Como el iPad es el equivalente a un medio de comunicación, su capacidad también depende del tiraje que tenga”, explica. Leporati señala que por ahora forman un grupo reducido las personas que tienen un iPad, “por lo que aún está en observación cómo será el modelo de negocio. Pero cuando tenga una masa crítica en el mercado, será un medio atractivo, por ser audiovisual”.

Una de las primeras revistas en participar en esta revolución tecnológica fue la estadounidense Popular Mechanics, seguida después por la Wired. Desde entonces, cada día crece el número de medios que está dispuesto a invertir en la reinvención de su producto.

Pablo Acevedo, gerente comercial de Intermóvil –encargados además de desarrollar la aplicación de Revista Capital para el iPad que ya está disponible en App Store- explica que “el despliegue multimedial del iPad y su velocidad exigen que los softwares que se crean estén a la altura”.

En el caso de Capital, se privilegió la eficiencia usando un modelo similar al de revistas como The Economist, Newsweek o National Geographic. Éste consiste en adecuar la revista digitalmente, de modo que el uso de las funciones con las que cuenta el iPad sean óptimo; privilegiar el tiempo de descarga al hacerla más liviana y así no afectar los planes de datos contratados por los usuarios –a mayor peso del software, mayor será el tiempo en que el usuario tendrá que estar conectado a Internet-.

Y gracias a la tienda virtual de Apple, los usuarios tienen acceso a medios de comunicación de todo el mundo, donde no existen, prácticamente, restricciones.

Para hacer uso de la aplicación de Revista Capital, usted deberá tener una cuenta en App Store, además del dispositivo en cuestión. La descarga de la aplicación será gratuita, y en ella viene cargada nuestra edición especial Bicentenario. Similar a un kiosco, la aplicación guardará los ejemplares de nuestra revista que a futuro usted irá descargando con un costo de 4,99 dólares, pagando con su tarjeta de crédito. Estas no desaparecerán de su iPad a menos que usted desee eliminarlas, por lo que podrá recurrir cuantas veces quiera a esos ejemplares.

La publicación de las ediciones es simultánea a la versión en papel, por lo que dos veces al mes usted tendrá acceso a una nueva revista. Esta cuenta además con una galería de accesos directos para las páginas que contenga el ejemplar. Y como lo habíamos señalado anteriormente, sin restricciones geográfi cas y siempre y cuando tenga Internet, podrá comprar una nueva edición de Capital.