El empresario Alfonso Peró está combinando pasión y negocios en forma innovadora. La conocida afición por los deportes de este socio de Eduardo Elberg, Christoph Schiess y los hermanos Navarro en la propiedad del Banco Internacional fue una de las razones que lo llevaron a traer al país Nuun, una fórmula de pastillas hidratantes que […]

  • 15 octubre, 2008

El empresario Alfonso Peró está combinando pasión y negocios en forma innovadora. La conocida afición por los deportes de este socio de Eduardo Elberg, Christoph Schiess y los hermanos Navarro en la propiedad del Banco Internacional fue una de las razones que lo llevaron a traer al país Nuun, una fórmula de pastillas hidratantes que se autodisuelven en agua y que ya son un verdadero boom en Estados Unidos.

A través de Comercial Monte Darwin, empresa de la cual es socio junto a su señora, Peró está introduciendo con un inusitado éxito este producto. ¿La razón? Simple: Nuun se ha ganado una merecida reputación de amigable con el medioambiente y efectivo para deportistas. Sí, porque como explica el propio Peró, Nuun es natural, sin azúcar ni componentes artificiales, atributos que le permiten tener un sabor menos cargante que las bebidas isotónicas.

Pero tal vez lo más interesante de esta iniciativa de Peró es cómo llegó a tomar contacto con Nuun. Resulta que hace unos meses, durante una subida al Cerro Pochoco junto a Nenneth Frenh (coautor de la Teoría de los Mercados Eficientes, junto a Eugene Fama), vio que su compañero sacaba una tableta y la echaba en su botella de agua. Le preguntó qué era y Frenh le contó sus propiedades y el éxito que estaba teniendo el producto. De ahí a emprender –digamos– había sólo un paso.