Las oficinas de Google son, posiblemente, las más famosas del mundo. De hecho, el ranking Fortune la ubicó en el primer lugar de las mejores empresas para trabajar en 2013. Espacios abiertos, hamacas en lugar de sillas, jardines con flores comestibles, mesas de pool y resbalines son algunas de las características de las oficinas de […]

  • 2 marzo, 2013

Bosquejo de Bay View, el nuevo campus de Google

Las oficinas de Google son, posiblemente, las más famosas del mundo. De hecho, el ranking Fortune la ubicó en el primer lugar de las mejores empresas para trabajar en 2013.

Espacios abiertos, hamacas en lugar de sillas, jardines con flores comestibles, mesas de pool y resbalines son algunas de las características de las oficinas de esta compañía ubicada en diversos lugares del mundo, desde la natal Estados Unidos a varias sedes europeas.

Eso sí, ninguno de esos establecimietnos ha sido construido por Google. La casa matriz en Mountain View, California, es un antiguo parque de oficinas que pertenecía a Silicon Graphics, mientras que la sede de Nueva York correspondía a la ex oficina central de Port Authority. Google simplemente remodela los recintos a su gusto y necesidades.

[box num=”1″]

Hace dos años que la compañía se planteó construir un edificio desde cero. Actualmente Google se asoció con la firma NBBJ para llevar a cabo este proyecto, cuyo bosquejo llegó a manos de la revista Vanity Fair.

“A primera vista, se ve como una versión modernizada de alguna de las múltiples oficinas de parques que Google se ha hecho el hábito de comprar y rehacer”, dice la publicación. El recinto estará en Mountain View, pero más cercano a la bahía de San Francisco.

Este nuevo campus -denominado preliminarmente “Bay View”- consiste en nueve estructuras similares de alrededor de cuatro pisos cada una de forma rectangular con una curva en uno de los lados. Estas curvas están diseñadas de modo de formar pequeños o grandes jardines. Varios de los edificios tienen techos verdes, mientras que todos están conectados a través de puentes.

“Empezamos no con una visión arquitectónica, sino con una visión de la experiencia de trabajo”, afirmó David Radcliffe, ingeniero civil y encargado de las compras de oficinas de parte de la compañía.

Revise el artículo completo en Vanity Fair.