Para América Latina y el Caribe el organismo estima un desplome de 7,2%, mientras que a nivel mundial la economía se hundiría 5,2%.

  • 8 junio, 2020

Con malas noticias en materia económica comenzó esta semana, tanto para Chile como para el resto del mundo, ya que a través de su informe Perspectivas Económicas Mundiales, publicado hoy, el Banco Mundial recortó fuertemente las proyecciones de crecimiento desde su última estimación.

Como consecuencia de la pandemia del coronavirus, la economía mundial se hundirá un 5,2% este año, lo que representaría la recesión más profunda desde la Segunda Guerra Mundial, según el banco.

Además, la crisis del Covid-19 implicará una disminución de 6,2% del Producto Interno Bruto (PIB) per cápita global según la entidad, lo que significa el doble de la caída asociada a la crisis financiera de 2008 y 2009.

A nivel local, el organismo prevé una contracción de 4,3% para el PIB de Chile en 2020, una cifra revisada a la baja desde la caída de 3% que la entidad proyectaba a mediados de abril.

Con esto, el Banco Mundial se alinea con los pronósticos de otras entidades internacionales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI), que en su Panorama Económico Mundial de abril estimaba que el Producto de Chile se hundirá 4,5% este año, cifra que nuevamente podría ser revisada a la baja.

Si bien el banco prevé una recuperación de 3,1% del PIB nacional para 2021, la expectativa es ampliamente inferior que el crecimiento de 4,8% que estimaba la misma institución en su reporte anterior.

El documento destaca la débil demanda de las exportaciones en el contexto de una recesión global, la caída de los precios del cobre y las medidas nacionales para contener la propagación del Covid-19 como algunos de los motivos que explican el negativo pronóstico para Chile, pese a los planes «significativos» de estímulo fiscal.

«En el corto plazo, también se espera que el crecimiento en Chile sea impactado negativamente por la alta incertidumbre relacionada con el proceso de reforma constitucional que comenzó después de los disturbios sociales de 2019″, acota el Banco Mundial.

Fuerte caída regional
La proyección para Chile es, sin embargo, positiva en relación a lo que se estima para el resto de la región. Para América Latina y el Caribe el Banco Mundial estima un desplome de 7,2% del PIB, que implica «una recesión mucho más profunda que las causadas por la crisis financiera mundial de 2008-09 y la crisis de la deuda latinoamericana de la década de 1980».

El mayor golpe como consecuencia del coronavirus lo sufriría Perú, que según el banco puede esperar una caída del 12% de su PIB para este año, por motivos similares a los que impactarán a Chile.

El organismo internacional proyecta que la economía de Brasil se contraiga un 8% este año como consecuencia del confinamiento, además de la caída de las inversiones y de los precios mundiales de los productos agropecuarios.

México, en tanto, se vería afectado por el derrumbe de los precios del petróleo, la paralización del turismo y los confinamientoslo que conllevaría a un desplome de 7,5% del PIB este añoEcuador y Argentina lo siguen de cerca, ya que la entidad prevé contracciones de 7,4% y 7,3% de sus Productos, respectivamente, siendo el país trasandino particularmente afectado por las estrictas cuarentenas, una menor demanda externa y la incertidumbre sobre las negociaciones de la deuda.

Bolivia y Colombia pueden esperar una caída de 5,9% y 4,9% de su actividad económica, respectivamente, para este año, según lo contemplado por el organismo internacional.

Solo Uruguay, Paraguay, algunos países centroamericanos y el Caribe sufrirían caídas menos profundas que la de Chile, de 3,7%, 2,8%, un promedio de una contracción de 3,6% y 1,8%, respectivamente.

La actividad económica de la región tocaría fondo durante el segundo trimestre, ya que las medidas de mitigación para la pandemia se encontrarían en su punto más alto en el período actual. Tomando esto en cuenta, además del panorama mundial, el crecimiento regional se recuperaría a 2,8% en 2021.

Panorama global
La profunda caída para el Producto mundial sentiría una fuerte influencia de las economías avanzadas, que disminuirían un 7% este año, donde Estados Unidos y la eurozona se contraerían 6,1% y 9,1% este año, respectivamente.

Las economías emergentes y en desarrollo harían lo propio en 2,5% en 2020, mientras que los ingresos per cápita disminuirían un 3,6%, lo que llevaría a millones de personas a estar en situación de pobreza extrema este año.

Pero el crecimiento se recuperaría 4,2% en 2021, lo que implicaría un crecimiento de 3,9% para las economías avanzadas y de 4,6% para los emergentes.

En un escenario más negativo, el Banco Mundial advierte que la economía global se podría contraer hasta 8% este año, seguida de una lenta recuperación de poco más de 1% para 2021.