Esta mañana el Banco Central en su Informe de Polítca Monetaria (iPoM) revisó al alza la estimación para la expansión del Producto Interno Bruto (PIB) de este año, ubicándola en un rango de entre 4,0 y 4,5%, superior al rango de entre 3,25 y 4% de junio. “Los datos conocidos en los últimos meses han […]

  • 5 septiembre, 2018

Esta mañana el Banco Central en su Informe de Polítca Monetaria (iPoM) revisó al alza la estimación para la expansión del Producto Interno Bruto (PIB) de este año, ubicándola en un rango de entre 4,0 y 4,5%, superior al rango de entre 3,25 y 4% de junio.

“Los datos conocidos en los últimos meses han dado cuenta de un crecimiento económico mayor al previsto y de una inflación que ha consolidado sus perspectivas de convergencia a la meta. Esto, en un contexto de sorpresas positivas en varios sectores económicos, una revisión al alza del crecimiento potencial y un cierre más rápido de la brecha de actividad”, dice el documento.

De hecho, este ajuste lo hizo en un contexto en que el Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec) se expandió 3,3% en julio, comparado con igual mes de 2017, como parte del cuadro de desaceleración que se prevé para la segunda parte del año.

Este resultado se explicó por una caída de 2,1% en el caso del Imacec minero y un alza de 3,8% en el no minero.

Para 2019, el banco ratificó la expectativa de un PIB que mejorará en un rango de entre 3,25% y 4,25%, mientras que para el 2020, ese rango será de entre 2,75% y 3,75%. Esto último representa un descenso respecto a las cifras de 3% y 4% de junio.

En el IPoM de septiembre el consejo presidido por Mario Marcel e integrado por Joaquín Vial (Vicepresidente), Pablo García, Rosanna Costa y Alberto Naudon, revisó al alza su estimación de crecimiento potencial, “lo que es esperable en un contexto de mayor expansión económica y una inflación subyacente contenida”.

Para este ejercicio, el crecimiento potencial del PIB no minero se ubica en 3,1%, comparado con el 2,7% estimado hace un año. Para 2019, esta cifra es de 3,2%, comparada con 2,9% de hace un año.

En cambio, el crecimiento tendencial no se ha revisado y se mantiene entre 3% y 3,5%.

Lo anterior es congruente con un ajuste al alza la formación bruta de capital fijo (inversión) para 2018 desde una anterior 4,5% a 5%, con alguna moderación en lo que sigue del horizonte de proyección. De hecho, para el próximo año se ratificó un avance de 4,5% y para 2020 de 3,9%.

Para la inflación total, se proyecta que se aproxime a 3% hacia fines de este año, mientras que la inflación subyacente se ubicaría por debajo de sea cifra, convergiendo ambas en el curso de 2019, manteniéndose en torno a la meta hasta fines del horizonte de 24 meses.

El reporte añade que para el año 2019, el Producto Interno Bruto (PIB) crecerá en un rango de entre 3,25 y 4,25%, mientras que para el 2020, ese rango será de entre 2,75 y 3,75%.

 

Fuente: Diario Financiero