El terremoto prácticamente destruyó el borde costero de la VII y VIII regiones. El gobierno se puso como meta habilitar las playas para enfrentar una nueva temporada estival. ¿Están preparadas para hacerlo?

  • 29 diciembre, 2010

El terremoto prácticamente destruyó el borde costero de la VII y VIII regiones. El gobierno se puso como meta habilitar las playas para enfrentar una nueva temporada estival. ¿Están preparadas para hacerlo?

El terremoto prácticamente destruyó el borde costero de la VII y VIII regiones. El gobierno se puso como meta habilitar las playas para enfrentar una nueva temporada estival. ¿Están preparadas para hacerlo?

Si antes en la costa de la VII región, específi camente en la playa de Iloca, había 2.660 camas disponibles, este año la cifra bordea las 2 mil. Aún así, los empresarios de la zona confían en que será un buen verano. La caleta de pescadores de Duao está pronta a inaugurarse y la mayoría de los hoteles y cabañas se reconstruyó. Pero igual dejaron algunos vestigios del terremoto porque, como dicen por ahí, la curiosidad es un buen aliado. “Hay que verle el lado turístico a las tragedias, tal como lo hicieron en Indonesia después del tsunami”, comenta un empresario de la zona.

En el balneario de Dichato, VIII región, esperan para este verano a unas 120 mil personas. Es más, están seguros de que la curiosidad por presenciar los efectos del terremoto también podría benefi ciarlos. El estreno de esta temporada será el nuevo centro comercial en la avenida Daniel Vera, que reúne locales de gastronomía y de venta de souvenires.