Aprovechar al máximo sus talentos y evitar la inercia y la comodidad. Esa fue la consigna con que cuatro abogados del estudio Philippi, Fernando Barros, José Joaquín Silva, Juan Francisco Varela y Jorge Vigil, decidieron emprender vuelo propio y salir del tradicional estudio.

  • 18 julio, 2012

Aprovechar al máximo sus talentos y evitar la inercia y la comodidad. Esa fue la consigna con que cuatro abogados del estudio Philippi, Fernando Barros, José Joaquín Silva, Juan Francisco Varela y Jorge Vigil, decidieron emprender vuelo propio y salir del tradicional estudio.

Explican que “la carrera en un estudio puede ofrecer extraordinarias perspectivas futuras y un bajo riesgo económico, pero hay algo que no podrás tener nunca, la experiencia de quien en el pasado recorrió un camino diferente, se enfrentó a todo tipo de problemas jurídicos y creció con sus clientes”.

Ubicados en el barrio El Golf, Barros Silva Varela & Vigil Abogados, como se bautizaron, se enfocarán en las necesidades de las empresas, sus transacciones y operaciones comerciales, relaciones con la autoridad administrativa y todo tipo de conflictos judiciales. Su idea es conocer al máximo a sus clientes e involucrarse en todas sus necesidades jurídicas, desde la reclamación de una multa en Policía Local, hasta la apertura en bolsa o la venta de un negocio, explican.

Lo que menos quieren es etiquetarse con áreas de especialización, eso se lo dejan a los grandes estudios, para ellos este proyecto nuevo tiene una propuesta simple… prestar un servicio ágil y de primer nivel.