Con el saludo protocolar al presidente de la Corte Suprema, Rubén Ballesteros, asumió el nuevo director de la Corporación Administrativa del Poder Judicial (CAPJ), Antonio Larraín, quien fue elegido el pasado miércoles 11 de enero por el Pleno de la Corte Suprema.

  • 30 enero, 2012

Con el saludo protocolar al presidente de la Corte Suprema, Rubén Ballesteros, asumió el nuevo director de la Corporación Administrativa del Poder Judicial (CAPJ), Antonio Larraín, quien fue elegido el pasado miércoles 11 de enero por el Pleno de la Corte Suprema.

Con más de 30 años de trayectoria, este nuevo directivo es ingeniero comercial de la Universidad de Chile, egresado de Máster en dirección inmobiliaria y diplomado en Ingeniería de Alimentos y fue seleccionado por este organismo de una terna de candidatos propuesta por la CAPJ.

Hasta ahora, Larraín se había desempeñado como gerente general de la Corporación Chilena del Vino, Biofrut y Puratos de Chile y también ocupó cargos en Inmobiliarias Aries, Chilgener y Esso Chile.

El director de la Corporación Administrativa del Poder Judicial, Antonio Larraín, se mostró muy orgulloso de asumir este nuevo cargo y afirmó que su labor estará encaminada, principalmente, a fortalecer esta institución, mejorando sus procesos y dotándola de un mayor profesionalismo y transparencia.

“Nuestro desafío será liderar los cambios necesarios para concretar los objetivos estratégicos de esta institución con miras al 2015 y convertirnos en un pilar fundamental para el desarrollo del Poder Judicial”, afirmó.

Creada en marzo de 1990, la Corporación Administrativa del Poder Judicial es una organización dedicada a la administración de recursos y prestación de servicios al Poder Judicial, facilitando así la optimización de su función jurisdiccional y el acceso de la comunidad a la justicia. Su acción está fundada en el valor de las personas y en una búsqueda permanente de una gestión proactiva y de excelencia.

La dirección de la CAPJ está integrada por el Presidente de la Corte Suprema, que lo preside, y por cuatro ministros del mismo tribunal elegidos por éste en votaciones sucesivas y secretas, por un período de dos años, pudiendo ser reelegidos.