Todo empezó con una galería virtual a través de la cual vendían obras de artistas nacionales y de su colección privada. Pero Dianella Rossi, Denise Puffe y Gonzalo Pérez-Cotapos decidieron embarcarse en un proyecto más ambicioso: traer cuadros de artistas consagrados, pero a precios accesibles. ¿Quién iba a pensar que un Miró podría adquirirse en 900 mil pesos? En la muestra de la galería Enredarte fueron cuatro los interesados en comprar el grabado del artista catalán. Y se lo adjudicó un interesado menor de 30 años. “Apuntamos a masifi car artistas internacionales ya consagrados entre un público joven que, tradicionalmente, no tiene acceso a ellos, por el precio”, explica Pérez-Cotapos. Desde el surrealismo al pop art. En Galería Enredarte hay serigrafías de Andy Warhol y obras de Roy Lichstenstein, George Segal y Karel Appel, entre otros. “Buscamos traer cosas nuevas que las galerías del circuito tradicional no traen. Pretendemos que el coleccionismo joven entienda que es posible acceder a este tipo de arte”, agrega Rossi. Junto con ello, su galería ofrece obras de artistas emergentes y una colección privada de Matta. Si todo anda bien, estos jóvenes no descartan instalarse con una galería, pero por ahora el fuerte de Enredarte está en la web.

  • 18 noviembre, 2010

Todo empezó con una galería virtual a través de la cual vendían obras de artistas nacionales y de su colección privada. Pero Dianella Rossi, Denise Puffe y Gonzalo Pérez-Cotapos decidieron embarcarse en un proyecto más ambicioso: traer cuadros de artistas consagrados, pero a precios accesibles.

¿Quién iba a pensar que un Miró podría adquirirse en 900 mil pesos? En la muestra de la galería Enredarte fueron cuatro los interesados en comprar el grabado del artista catalán. Y se lo adjudicó un interesado menor de 30 años. “Apuntamos a masificar artistas internacionales ya consagrados entre un público joven que, tradicionalmente, no tiene acceso a ellos, por el precio”, explica Pérez-Cotapos.

Desde el surrealismo al pop art. En Galería Enredarte hay serigrafías de Andy Warhol y obras de Roy Lichstenstein, George Segal y Karel Appel, entre otros. “Buscamos traer cosas nuevas que las galerías del circuito tradicional no traen. Pretendemos que el coleccionismo joven entienda que es posible acceder a este tipo de arte”, agrega Rossi.

Junto con ello, su galería ofrece obras de artistas emergentes y una colección privada de Matta. Si todo anda bien, estos jóvenes no descartan instalarse con una galería, pero por ahora el fuerte de Enredarte está en la web.