Las mayores compañías de Internet de Estados Unidos se han unido a los movimientos civiles para hacer un llamado a la Casa Blanca y al Congreso de aumentar la transparencia de los programas de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés), informa TIME. Apple, Google, Facebook, Microsoft, Twitter y Yahoo son […]

  • 21 julio, 2013
Protesta a favor de Edward Snowden. Foto El Pais

Protesta a favor de Edward Snowden. Foto El Pais

Las mayores compañías de Internet de Estados Unidos se han unido a los movimientos civiles para hacer un llamado a la Casa Blanca y al Congreso de aumentar la transparencia de los programas de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés), informa TIME.

Apple, Google, Facebook, Microsoft, Twitter y Yahoo son algunas de las empresas que firmaron una carta en que la cual se pedía el permiso de dar a conocer el número de  solicitudes que se reciben de parte de la NSA.

Los grandes ausentes, dice la publicación, fueron las compañías de telecomunicaciones como AT&T y Verizon Wireless, las cuales no han querido referirse a su participación en el escándalo de espionaje denunciado por Edward Snowden.

Éste es el más reciente esfuerzo de parte de las grandes firmas tecnológicas por desvincularse con el actuar de la NSA, luego de que la prensa publicara que la institución utilizaba indiscriminadamente sus servidores para acceder a la información de los usuarios.

De hecho, los ejecutivos de Google negaron que el gobierno tuviera acceso directo a sus servidores y afirmaron que jamás habían escuchado sobre PRISM, el controvertido programa que supuestamente permitía a la NSA acceder a los correos electrónicos, videos, fotos y chats de los usuarios de la web.

“Esta información sobre cómo y cuán a menudo el gobierno utiliza estas autorizaciones legales es importante para todos los estadounidenses, quienes tienen el derecho de tener un debate público informado al respecto”, dice el texto que además está firmado por grupos civiles como Human Rights Watch, el American Civil Liberties Union, y Periodistas Sin Fronteras, entre otros.

Revise el artículo completo en TIME.