Esta semana, la gigante tecnológica de Cupertino llegó a un acuerdo con el ayuntamiento de la ciudad de Claremont, Carolina del Norte, para la compra de terrenos destinados a albergar una nueva planta solar. Así, Apple instalará su tercera planta, que podría crear 75 nuevos trabajos en la ciudad durante su construcción, además de añadir 405.000 metros cuadrados más […]

  • 10 julio, 2014

Apple environment

Esta semana, la gigante tecnológica de Cupertino llegó a un acuerdo con el ayuntamiento de la ciudad de Claremont, Carolina del Norte, para la compra de terrenos destinados a albergar una nueva planta solar.

Así, Apple instalará su tercera planta, que podría crear 75 nuevos trabajos en la ciudad durante su construcción, además de añadir 405.000 metros cuadrados más a su extensión de placas solares, sumando una potencia adicional de 17,5 megavatios.

La inversión de la compañía para acceder a estas tierras ha sido de US$ 55 millones, según informan los medios de ese estado, y se espera que, una vez finalizada su construcción, Apple ceda al ayuntamiento terrenos adyacentes a modo de zonas verdes y recreativas por un valor de US$ 96.000, a cambio de 6070.2 metros cuadrados de terreno, por un valor de US$ 36.000.

La adquisición de los terrenos responde a la política medioambiental que lleva a cabo Apple desde hace años. Con ella, junto a los valores ecológicos de la marca, Apple ha podido desconectar de la red de energía común estadounidense a todos sus centros de procesado de datos y hasta el 94% de los edificios corporativos que se alimentan en un 100% con energía producida en cada una de las plantas de energía solar.

Según ha declarado Lisa Jackson, vicepresidenta de iniciativas ambientales de la compañía, los planes estarían encaminados a desconectar también a cada una de las Apple Store.

Revise éste y otros artículos en The Note.