Energía femenina a la cabeza, un conglomerado poderoso en el mundo de los medios y seis emisoras orientadas a muy distintos públicos. El estreno del Grupo Dial en sus nuevos estudios.

  • 10 agosto, 2007

Energía femenina a la cabeza, un conglomerado poderoso en el mundo de los medios y seis emisoras orientadas a muy distintos públicos. El estreno del Grupo Dial en sus nuevos estudios.

El Grupo Dial, brazo radial de Copesa, acaba de inaugurar sus nuevos estudios en la comuna de Providencia, en un piso del edificio ubicado en avenida El Cerro con Santa María. Las instalaciones reunieron a las seis radios que está operando el conglomerado. Cuatro son emisoras que ya tienen larga historia –Duna, Zero, Carolina y Beethoven– y dos son proyectos más recientes: Cariño y Club.

Encabezado por la fundadora de Duna, Anita Holuigue, ingeniero comercial, profesora de marketing y ejecutiva infatigable, el Grupo Dial está haciendo una apuesta fuerte por la creatividad en materia de programación y por la diversidad, tanto respecto de los públicos a los que quiere llegar, como respecto del arco de sensibilidades políticas y culturales que los contenidos de cada radio se propone cubrir.

En la inauguración de los nuevos estudios, Anita Holuigue expresó, entre otros, los siguientes conceptos:

“Evolucionamos junto a la sociedad, caminamos a su lado y nos tomamos de la mano. Pero como no podemos eludir nuestra responsabilidad social, como no podemos esquivarla, pensamos que mientras mejor sea la calidad de los medios de comunicación que hagamos, mejor será el país.

“Creemos y nos comprometemos con la libertad.

“Creemos en la libertad para informar, opinar y conversar sin prejuicios de lo que juzgamos pertinente y relevante para nuestros auditores.

“Nos comprometemos con la libertad de una competencia limpia, promoviendo la diversidad que por décadas ha caracterizado a la radio y jugándonos por la creatividad para llegar a distintos sectores del país, con el mensaje adecuado según las preferencias e intereses de cada sector de la sociedad.

“En eso, un deber de gratitud. Tenemos la suerte de que para los socios y directores de Dial la libertad es más que una palabra que abunda en las letras de las canciones. Es una convicción”.