El grupo Angelini acaba de realizar una jugada maestra en el rubro agroindustrial con la compra de un porcentaje mayoritario de la emblemática empresa de aceites de oliva, Olave. La operación, nos aseguraron, se realizó hace más de un mes, teniendo como requisitos que Elvio Olave –creador de la marca y de la compañía– permanezca […]

  • 5 octubre, 2007

El grupo Angelini acaba de realizar una jugada maestra en el rubro agroindustrial con la compra de un porcentaje mayoritario de la emblemática empresa de aceites de oliva, Olave. La operación, nos aseguraron, se realizó hace más de un mes, teniendo como requisitos que Elvio Olave –creador de la marca y de la compañía– permanezca como socio y gerente, al igual que la plana ejecutiva. La operación se realizó a través de Inversiones Siemel, sociedad a través de la cual el grupo Angelini ya participa en el rubro agroindustrial en Buin y Coihaique.

El aceite Olave es toda una institución en este sector, teniendo a su haber no solo una potente marca y una no despreciable presencia de mercado, sino que también una larga lista de premios y reconocimientos internacionales. Entre otros ostenta ser el mejor aceite de oliva orgánico del mundo y estar seleccionado por segundo año dentro del top 15 de los aceites de oliva por la guía L’Extravergine 2007.

Demás está decir que la operación es de toda lógica: el aceite de oliva es un negocio cada vez más atractivo en el mercado chileno. Por ello no es casualidad que el grupo portugués Sovena, segundo actor a nivel mundial se haya reunido con los empresarios chilenos Clemente Eblen y Alfonso Swett para producir aceite y buscar socios locales y que también estén cayendo en tentación con este negocio la familia Matte, Aresti, Sarquis y Gonzalo Vial.