En su calidad de presidente y CEO de la Atlas Economic Research Foundation e integrante de la sociedad Mont Pelerin, Alex Chafuen tiene pergaminos suficientes como para analizar la crisis financiera desde Washington y, de paso, criticar a quienes quieren sacar provecho para desprestigiar al libre mercado. -¿Quién tiene más responsabilidad en la crisis financiera: […]

  • 15 octubre, 2008

En su calidad de presidente y CEO de la Atlas Economic Research Foundation e integrante de la sociedad Mont Pelerin, Alex Chafuen tiene pergaminos suficientes como para analizar la crisis financiera desde Washington y, de paso, criticar a quienes quieren sacar provecho para desprestigiar al libre mercado.

-¿Quién tiene más responsabilidad en la crisis financiera: el regulador o el sector privado?

-El sector privado y los reguladores tienen una relación muy incestuosa. Robert Rubin durante la administración Clinton; Paulson, en la administración Bush y muchos otros van y vienen del sector controlado (el sector privado) y el sector controlador. Se crearon muchos incentivos perversos, pero no todos los líderes de las empresas bancarias y financieras privadas se aprovecharon de estos incentivos para enriquecerse a costa de los accionistas. Muchos de nosotros, en el campo académico y de las políticas públicas, también somos culpables. No criticamos los abusos y los problemas inherentes a sistemas monetarios controlados por los gobiernos y basados en papel moneda.

-¿Ve un riesgo en la demanda de nuevas y mayores regulaciones al sistema financiero?

-Con tanta incertidumbre en los mercados, esta es una de las pocas cosas que me animaría a pronosticar. Lo importante es que estas nuevas y mayores regulaciones se enfoquen en ser más simples y más fuertes, pero no más engorrosas y negativas. Por lo general, las mayores regulaciones crean mecanismos perversos. También recordemos que líderes republicanos recomendaron en 2004 nuevas regulaciones más estrictas para Freddie Mac y Fannie Mae, justamente para evitar una crisis como la que vivimos ahora. Fueron los líderes del Partido Demócrata de Estados Unidos los que frenaron las mismas, porque estaban usando estas estructuras de préstamos y garantías de crédito hipotecario para comprar votos.

-¿Hasta qué punto es justo y razonable que los contribuyentes asuman los costos de errores cometidos por los grandes bancos de inversión?

-A mi juicio es injusto y razonable. La única excusa hubiese sido si la alternativa (otro tipo de intervención o la no acción) hubiese llevado a soluciones aún más injustas e irrazonables.

-¿Considera que la crisis financiera muestra las falencias del modelo neoliberal o es resultado de los ajustes propios del mercado?

-Ni una cosa ni la otra. Capitalizar ganancias y socializar pérdidas no tiene nada que ver con el liberalismo. La política expansiva monetaria para evitar una peor crisis económica después del ataque a las torres gemelas comenzó a empeorar el problema. La falta de coraje de Greenspan para corregir, las regulaciones que crearon incentivos negativos y la codicia de muchos líderes y cómplices fueron causas que llevaron a esta explosión.

-¿Cuánto afectará la crisis financiera en la campaña presidencial de Estados Unidos?

-Creo que se ha convertido en el factor determinante para que Barack Hussein Obama tenga una enorme probabilidad de convertirse en el próximo presidente de Estados Unidos. La crisis comenzó a acentuarse cuando John Sidney McCain venía subiendo en las encuestas.

-¿Siente que el gobierno del presidente Bush ha estado a la altura de las circunstancias o lo ve debilitado?

-Lamentablemente los asesores del presidente Bush lo han asesorado muy mal. Para pasar la ley de rescate a los bancos, Bush, Bernanke, y Paulson trataron de aterrorizar a los mercados. Cumplieron su objetivo. El gobierno está totalmente debilitado y no estuvo a la altura de las circunstancias. Ayudaron a crear las circunstancias, y las soluciones que implementaron causaron enormes dudas en los inversionistas de todo el mundo, no sólo los de Estados Unidos.