Un trabajador en sus almacenes de Michigan y otro en Oklahoma son los últimos en arrojar positivo.
Fuente: Financial Times

  • 24 marzo, 2020

Amazon ha confirmado dos nuevos casos de coronavirus dentro de su infraestructura de entrega en EEUU, pero decidió no cerrar las instalaciones afectadas, en Michigan y Oklahoma, a medida que se esfuerza por manejar el aumento en la demanda.

Los casos se conocen después de que un grupo de senadores estadounidenses expresara su preocupación al director ejecutivo Jeff Bezos sobre los procesos de seguridad de Amazon al tratar la propagación del coronavirus en sus trabajadores, y potencialmente a sus clientes.

Un empleado de un centro de clasificación en Brownstown, Michigan, fue a trabajar por última vez el 16 de marzo, pero ahora está en cuarentena y recibe atención médica, confirmó Amazon después de ser contactado por Financial Times. El trabajador recibirá el pago completo durante este período.

Amazon aseguró que les dijo a «algunos» trabajadores que habían estado en contacto «cercano» con el empleado que se quedaran en casa durante 14 días, durante los cuales se les pagaría. Hay alrededor de 300 trabajadores en el centro, según una estimación.

En el condado de Wayne, donde se encuentra el centro de clasificación, ha habido 246 casos confirmados de coronavirus, según el departamento de salud local. Cinco personas han muerto. El condado incluye Detroit.

«Estamos apoyando a la persona que se está recuperando», dijo un portavoz de Amazon. «Estamos siguiendo todas las pautas de los funcionarios locales y estamos tomando medidas extremas para garantizar la seguridad de los empleados en nuestro sitio».

Esas medidas «extremas» incluían la desinfección regular de las manijas de las puertas, los pasamanos y otras superficies que se tocan con frecuencia, dijo la compañía, y los cambios en los procesos para evitar que los empleados se reúnan en espacios confinados, como detener los controles de seguridad cuando salen de las instalaciones.

El portavoz también confirmó los informes de un caso en OKC1, su gran almacén en Oklahoma. Ese incidente, reportado por primera vez por Business Insider, fue comunicado al personal a través de un mensaje de correo de voz el lunes por la noche.

Los casos son el segundo y el tercer diagnóstico confirmado de coronavirus en la vasta red logística de Amazon en Estados Unidos. La semana pasada, una estación de entrega en Queens, Nueva York, fue temporalmente cerrada. Amazon dijo que eligió hacerlo por precaución y realizar una limpieza profunda, aunque el grupo de derechos de los trabajadores Amazonians United dijo que el cierre solo ocurrió después de que ellos ordenaran a los trabajadores retirarse. El centro reabrió un día después.

Críticas al manejo

Los trabajadores en las instalaciones de Italia, Francia y España han protestado en los últimos días por lo que consideran procesos poco rigurosos para mantener a los trabajadores seguros durante el brote. Bruno Le Maire, el ministro de Finanzas francés, criticó a Amazon por ejercer una presión «inaceptable» sobre los empleados para que regresen al trabajo.

En Estados Unidos, una carta de cuatro senadores, incluido el candidato presidencial demócrata Bernie Sanders, cuestionó a Amazon en su procedimiento de seguridad en relación con el manejo del coronavirus.

«El virus que causa el covid-19 puede vivir hasta 24 horas en cartón y hasta tres días en plástico y acero inoxidable», escribieron los senadores, haciendo referencia a un artículo publicado en The Lancet, una revista médica.

«Eso significa que los estadounidenses que toman todas las precauciones, se quedan en casa y practican el distanciamiento social, podrían arriesgarse a infectarse con covid-19 debido a la decisión de Amazon de priorizar la eficiencia y las ganancias sobre la seguridad y el bienestar de su fuerza de trabajo», dijeron.

Descargos de Bezos

En una carta a los empleados el fin de semana, Bezos reconoció que la compañía de comercio electrónico está sufriendo escasez de suministros necesarios para mantener a sus empleados fuera de peligro. «Hemos realizado pedidos de compra de millones de máscaras faciales que queremos dar a nuestros empleados y contratistas que no pueden trabajar desde casa, pero muy pocos de esos pedidos se han completado», escribió. «Cuando llegue nuestro turno para las máscaras, nuestra primera prioridad será ponerlas en manos de nuestros empleados y socios que trabajan para llevar productos esenciales a las personas».

Mientras tanto, el personal de las oficinas corporativas de Amazon ha estado trabajando desde sus casas desde principios de marzo, luego de un diagnóstico positivo de un empleado con sede en Seattle.