Según el diario Le Figaro, y replicado también en El País, el empresario y coleccionista chileno, junto a su mujer Ana Guzmán Ahnfelt, se adjudicaron una obra del periodo primitivo en un remate que tuvo lugar el pasado 27 de octubre en la comuna de Senlis, Francia. El Cristo burlado se llama la obra del […]

  • 27 noviembre, 2019

Según el diario Le Figaro, y replicado también en El País, el empresario y coleccionista chileno, junto a su mujer Ana Guzmán Ahnfelt, se adjudicaron una obra del periodo primitivo en un remate que tuvo lugar el pasado 27 de octubre en la comuna de Senlis, Francia. El Cristo burlado se llama la obra del artista Cimabue (1272-1302), que se transformó en la más valiosa de su periodo jamás vendida. El cuadro, de 25×20 centímetros, estuvo durante décadas en la casa de una mujer en el norte de París, sin que se sospechara su procedencia y creyendo que se trataba de un icono ruso sin mayor valor. La dueña de casa estaba en proceso de trasladarse a una residencia y una experta de la casa de subastas Actéon acudió a tasar sus bienes. Tras comprobar que se trataba de un Cimabue, se evaluó entre 4 y 5 millones de euros, pero finalmente se vendió en 24 millones.