No sólo los chilenos están interesados en invertir en Colombia. También hay casos en la dirección inversa, como el de la productora de lácteos Alpina. La firma decidió hace un par de meses estudiar su incursión en Chile, Argentina y Brasil, países en donde hoy no tiene presencia. En la compañía en Bogotá nos dijeron […]

  • 2 septiembre, 2008

No sólo los chilenos están interesados en invertir en Colombia. También hay casos en la dirección inversa, como el de la productora de lácteos Alpina. La firma decidió hace un par de meses estudiar su incursión en Chile, Argentina y Brasil, países en donde hoy no tiene presencia.

En la compañía en Bogotá nos dijeron que por ahora están concentrados en concretar su ingreso a Perú, proceso que iniciaron hace poco, pero que está en carpeta poner en marcha el resto de su estrategia en el cono sur antes de 2010, aunque no expli¬caron si lo harán a través de la importación de productos o instalando nuevas fábricas.

La firma tiene operaciones de producción en Colombia, Ecuador y Venezuela, pero sus productos llegan a toda América del Norte, Central, y algunos países de Europa. Fundada por inmigrantes suizos en 1945, al cierre de 2007 la firma controla activos por 370 millones de dólares y cuenta con varias asociaciones estratégicas, como con la cafetera Juan Valdez, que hace poco también aterrizó en Chile de la mano de Falabella.