Durante el verano, muchas veces se producen desórdenes en los horarios y la calidad de la alimentación. Con el relajo de sus vacaciones, las personas suelen caer en excesos, por lo que es común subir algunos kilitos extra durante estas fechas. ¿Qué debemos hacer para evitarlo? La Dra. María José Saúl, deportóloga de la Clínica […]

  • 12 enero, 2018

Durante el verano, muchas veces se producen desórdenes en los horarios y la calidad de la alimentación. Con el relajo de sus vacaciones, las personas suelen caer en excesos, por lo que es común subir algunos kilitos extra durante estas fechas.

¿Qué debemos hacer para evitarlo? La Dra. María José Saúl, deportóloga de la Clínica La Parva, entrega algunos tips básicos para mantener el orden durante los meses de vacaciones.

Lo primero es retomar hábitos saludables en cuanto se pueda. Es decir, volver a alimentarse sano y nutrirse con alimentos de buena calidad.

En concreto, la especialista recomienda aumentar el consumo de frutas y verduras, altas en vitaminas, antioxidantes y fibra como el kiwi, los berries, las naranjas y ciruelas. La recomendación es al menos comer 5 porciones de frutas y verduras al día. Además, es importante cuidar nuestra hidratación, aumentando el consumo de agua, al menos dos litros diarios.

Los batidos también son muy beneficiosos para nuestra salud, además en esta fecha son muy refrescantes. Como colaciones o desayunos son ideales. Sin embargo, se sugiere no suplir todas las comidas por batidos, ya que esto puede llevarnos a consumir menos calorías de las necesarias para mantener nuestro cuerpo saludable.

Los batidos pueden ayudar a desinflamar y desintoxicar nuestro cuerpo, en esto es especialmente eficaz el jengibre, un superalimento con poder antiinflamatorio y antioxidante, los batidos que contienen limón y jengibre son especiales para esto. Mientras, que para los deportistas existen buenas opciones, como es el jugo de betarraga, que por su alto contenido de nitritos, se ha demostrado que puede mejorar el rendimiento deportivo.

Por otra parte, es fundamental combinar el cuidado de la alimentación con ejercicios. “Si la persona dejó de realizar actividad física por un tiempo, debe partir de a poco, caminando y luego subir la exigencia. Realizar 5 veces a la semana ejercicio de intensidad moderada, tan solo 30 minutos, mostrará resultados tanto físicos como mentales”, señala la doctora y agrega que está probado que hacer deporte tiene beneficios como quemar grasa, regular la insulina y bajar el colesterol, entre otros.

No dejes para el “lunes que viene” tu preocupación por retomar una vida saludable. Cambia tus hábitos ahora y empezarás a sentir los cambios físicos y sicológicos.