Desde los materiales no renovables hasta la explotación por parte de los trabajadores, nuestros dispositivos tienen un precio más alto que el que imaginamos. Por Gillian Tett, Financial Times

  • 7 junio, 2019