Desde hace cuatro meses el ministro de Agricultura, Antonio Walker, se reúne sostenidamente con el presidente Sebastián Piñera para abordar un tema: el pronóstico de incendios para este verano es el más alto de la historia, con 70 mil hectáreas susceptibles a ser quemadas, principalmente entre la VI Región y La Araucanía. “Vamos a tener […]

  • 20 diciembre, 2018

Desde hace cuatro meses el ministro de Agricultura, Antonio Walker, se reúne sostenidamente con el presidente Sebastián Piñera para abordar un tema: el pronóstico de incendios para este verano es el más alto de la historia, con 70 mil hectáreas susceptibles a ser quemadas, principalmente entre la VI Región y La Araucanía. “Vamos a tener mucho combustible”, dice Walker sobre los pastizales largos, producto de las recientes lluvias.

El verano pasado se quemaron 35 mil hectáreas, en 6 mil focos de incendios, lo que tuvo un costo de 42 mil millones de pesos para el Estado. Para este, Conaf cuenta con un presupuesto de 53 mil millones, el mayor que se ha entregado para este ítem, y La Moneda autorizó un anticipo del 25% de los recursos para evitar “problemas de caja”. Hay 45 aeronaves listas para ser utilizadas, incluido un avión ruso anfibio que puede aterrizar en el mar con olas de un metro y medio, y 2.800 brigadistas.

El gobierno además implementó el “botón rojo”, un sistema de alerta que se activa cuando se pronostica para el día siguiente una temperatura de más de 30 grados, vientos de más de 30 nudos, humedad relativa muy baja en zonas de mucho pasto seco, y que hace que Conaf, Carabineros, la PDI y bomberos concurran al lugar a esperar el incendio. Hasta ahora los resultados han sido positivos: en lo que va del año se ha quemado 70% menos que el año pasado a la misma fecha, y se registran 11% menos de eventos. Eso sí, se espera el peak para enero y febrero.