Aunque imprescindible en las mesas chilenas, muchas veces cuesta dar con un buen pan. No es llegar y comprar el primero que encontremos en el local de la esquina. Afortunadamente, aún se hace muy buen pan y el aroma suele delatarlo.

  • 25 octubre, 2018