“Leí un guión muy divertido. Lástima que quizás no se haga, porque hacía tiempo que no me reía tanto”.   La frase de su ayudante de dirección le quedó dando vueltas en la cabeza a Alberto Fuguet, hasta que se encontró él mismo arriba de un avión leyendo el guión que hoy está convertido en […]

  • 24 agosto, 2007

“Leí un guión muy divertido. Lástima que quizás no se haga, porque hacía tiempo que no me reía tanto”.

 

La frase de su ayudante de dirección le quedó dando vueltas en la cabeza a Alberto Fuguet, hasta que se encontró él mismo arriba de un avión leyendo el guión que hoy está convertido en Malta con huevo.

 

“Todo empezó con un cortometraje con el que gané un premio el festival del Uniacc” dice el director Cristóbal Valderrama. “Gané latas de película, entonces ¿por qué no hacer una? Así que me encontré escribiendo junto a Carlos Labbé, ganando fondos de la Corfo, levantando otras platas, mientras un amigo común, René Martin le pasa el libreto a Fuguet y éste me llama”.

Aventurada historia, aunque no tanto como la de Vladimir (Diego Muñoz), el antihéroe del filme, quien, tras cambiarse de casa, comienza a tener experiencias muy raras: se duerme un día y despierta, tres semanas después, con la novia del amigo al lado. Se vuelve a acostar, cree que todo fue un sueño, pero luego se despierta y el calendario marca dos semanas antes. Un viaje en el tiempo de muy bajo presupuesto y que traerá inesperadas consecuencias…

 

“Lo que más me gustó fue el enfoque de Cristóbal”, indica Fuguet. “Aunque era su primera película él tenía clara la idea desde el principio”. Malta marcó, además, el debut para varios miembros del equipo, el primer rol cómico de Diego Muñoz y, en el caso de Fuguet, toda una experiencia nueva en su rol de productor: “uno tiende a ser egoísta con sus proyectos, pero Malta con huevo calzaba con el tipo de cosa que quería hacer después de Se arrienda. Fue una buena experiencia. La recomendaría”.

 

Rodada en abril de 2006, en solo 25 días y con un presupuesto de 400 mil dólares, Malta con huevo tuvo sus primeros encuentros con la audiencia en el South by Southwest Film Festival (SXSW), y el festival de cine de Antofagasta. Previo a su estreno en Santiago (programado para el 6 de septiembre), se exhibió además en la tercera versión del Sanfic. “El público disfrutó con los elementos de comedia y también con las cuotas de thriller y ciencia ficción, pero, sobre todo, la pasaron muy bien”, concluye Valderrama, quien –obvio– ya está pensando en su siguiente guión.