Hasta hace pocos meses era casi imposible encontrar fondos que invirtieran en África… Hoy la situación es otra. La región va cumpliendo las condiciones exigidas por los inversionistas: mayor estabilidad política, un crecimiento que se sitúa por encima de la media global –el 6,2% este año, según previsiones de la OCDE–, la deuda se reduce […]

  • 28 mayo, 2008

Hasta hace pocos meses era casi imposible encontrar fondos que invirtieran en África… Hoy la situación es otra. La región va
cumpliendo las condiciones exigidas por los inversionistas: mayor estabilidad política, un crecimiento que se sitúa por encima de la media global –el 6,2% este año, según previsiones de la OCDE–, la deuda se reduce y la inflación se mantiene
estable en torno al 4% y 5%.

Por eso, grandes inversionistas internacionales están llegando al continente, atraídos en parte por el aumento del universo de compañías donde tomar posiciones. Unos 500 valores cuentan ya con liquidez suficiente para invertir en ellos, y el índice Africa Lions –que agrupa 35 valores de la zona–, se ha revalorizado en doce meses 17%.

Los recursos naturales son el principal atractivo, Africa tiene el 60% de la producción mundial de diamantes y el 50% de la de paladio y magnesio. Entre Sudáfrica y Zimbawe extraen el 80% del platino mundial; mientras que Nigeria, Libia, Argelia, Egipto y Angola tienen cerca del 7% de las reservas mundiales de gas y petróleo.