Algunos lo comparan con la conquista de Asia a mediados de lo 90. Tímidamente primero, harto de ensayo y de error, después… pero todos, pasos necesarios para plantar la bandera. Así están los chilenos en África: la próxima frontera del comercio global, como la llaman hoy diversos bancos de inversión.

  • 28 marzo, 2012

Algunos lo comparan con la conquista de Asia a mediados de lo 90. Tímidamente primero, harto de ensayo y de error, después… pero todos, pasos necesarios para plantar la bandera. Así están los chilenos en África: la próxima frontera del comercio global, como la llaman hoy diversos bancos de inversión.

A mediados de febrero, la viña Concha y Toro, que ya comercializaba sus mostos desde 2001 en la zona, decidió abrir oficinas en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) para atender a los 28 países; entre ellos, Kenya, Angola, Mozambique, Isla Reunión, Nigeria, Sudáfrica y Camerún, donde vende sus vinos.

Pero no son los únicos. Según cifras de la Direcon a diciembre de 2011, hay empresas chilenas con inversiones directas en Congo, Egipto, Eritrea, Liberia, Sudáfrica y Zambia, con comercialización de productos químicos, alimentos y bebidas; prospección y explotación de yacimientos mineros y petróleo y hasta servicios de transporte naviero.

Una de las últimas en llegar fue la fabricante de equipos médicos y gastronómicos Oppici, que se instaló en Kenya para atender Emiratos Árabes Unidos, Tanzania y Somalia.

La también chilena Obtimisa estuvo en el equivalente al Servicio de Impuestos Internos de Kenya, al igual que la empresa AJ Ingenieros, en la construcción e instalación de torres para telefonía móvil.

Otra de las pioneras fue la firma de alimentos Foodsafe, en Etiopía.