Sólo hasta este domingo 3, el comercio entregará bolsas plásticas. Para que no se te olvide llevar la bolsa al supermercado o sigas acumulando las reutilizables que también son de plástico, la Organización de Conservación WWF Chile preparó una serie de consejos.

  • 1 febrero, 2019

Para contribuir a reducir la contaminación y avanzar hacia un país cada día más sustentable, este domingo 3 de febrero comenzará a regir la prohibición total de entrega de bolsas plásticas en supermercados y grandes tiendas. La Organización de conservación WWF Chile celebró la medida, compartiendo un decálogo para no olvidar la bolsa reutilizable.

“Esta ley es un gran logro y también un tremendo desafío, ya que implica un cambio cultural en un hábito tan cotidiano como hacer las compras. Sin embargo, teniendo en cuenta el amplio apoyo político y también ciudadano que concitó esta medida, estamos confiados en que la comunidad responderá de buena forma”, dijo  el director de Conservación, Rodrigo Catalán.

Además, Catalán explicó que hace una década WWF identificó a la contaminación por plástico como una amenaza para la biodiversidad marina en el sur de Chile, algo que a nivel global afecta a millones de aves marinas y otras especies anualmente. Además, cuando las bolsas se desintegran en el agua, se convierten en pequeñas partículas tóxicas que además de ser ingeridas por las especies marinas, pueden terminar llegando al ser humano.

 

Aquí, compartimos el decálogo que creó la WWF para no olvidar las bolsas reutilizables en tus compras.

 

-Déjala en un lugar estratégico. Un gancho o canasta en la cocina, cerca de la puerta o colgadas junto a las llaves, las bolsas deben tener un sitio donde siempre encontrarlas y tenerlas a manos.

-Si la ida a comprar es después del trabajo, mantén una bolsa en la oficina, la cartera o mochila, atada en la parrilla o al canastillo de la bicicleta o en la guantera del auto.

-Al hacer la lista de compras, acostúmbrate a anotar siempre y en destacado “bolsas reutilizables” como lo primero del listado.

-Deja notas con post it en el refrigerador o programa una alarma con recordatorio en el teléfono, antes de salir a comprar desde la casa o del trabajo.

-Considera que la bolsa también puede ser parte de tu outfit. Un toque personal siempre ayuda. Teje o cose tus propias bolsas, utilizando ropa en desuso o siguiendo tutoriales.

-Si aun así se hace difícil recordar llevar la bolsa, busca opciones pequeñas que puedan doblarse lo suficiente como para llevarlas en el llavero o en el bolsillo.

-Suma a la familia y amigos en este desafío doméstico, explicando a los más chicos de la casa por qué es necesario reducir el consumo de plásticos y entregándoles la responsabilidad de recordar y llevar las bolsas reutilizables.

-Aprovecha instancias como cumpleaños o “amigo secreto” para regalar bolsas reutilizables. Puedes encontrar diversos estilos y diseños. Aportarás a la descontaminación, tu amigo tendrá una razón más para no olvidar su bolsa y darás un ejemplo que puede ser replicado por tus cercanos.

-Difunde en tus redes sociales información sobre el impacto de los plásticos en la naturaleza y el ser humano, así como iniciativas que contribuyan a reducir su uso, propuestas novedades para reemplazar las bolsas y consejos como los contenidos en este decálogo. Así generarás conciencia de forma permanente y será más difícil que tú o tus cercanos olviden sus bolsas reutilizables.

-La recomendación  más importante es formar el hábito, un proceso que puede tardar unas tres o cuatro semanas. Para esto es necesario contar con un poco de disciplina y determinación hasta que se transforme en algo natural. Si es necesario, ser un poco más estricto y volver a casa a buscar las bolsas en caso de olvidarlas.