Los magos Nicolás Luisetti y Jean Paul Olhaberry están resueltos a desarrollar en Chile el concepto de magia de alto nivel. Por la acogida que han logrado en empresas, lo suyo ya no es ilusión, sino toda una realidad. Por Franco Vera ¡No se asuste! La violenta escena que usted presencia está hecha por profesionales: […]

  • 9 marzo, 2007

Los magos Nicolás Luisetti y Jean Paul Olhaberry están resueltos a desarrollar en Chile el concepto de magia de alto nivel. Por la acogida que han logrado en empresas, lo suyo ya no es ilusión, sino toda una realidad.

Por Franco Vera

¡No se asuste! La violenta escena que usted presencia está hecha por profesionales: profesionales de la magia. Nicolás Luisetti (29) y Jean Paul Olhaberry (21) decidieron seguir el camino alternativo y vivir de sus hechizos. Pero como saben que los billetes no aparecen por arte de magia, han dedicado largos meses para presentar una nueva idea y un show innovador: la “magia corporativa”, a través de presentaciones de alto impacto para las empresas.

Todo empezó tres años atrás en un congreso nacional de magia, cuando ambos intercambiaron experiencias e ideas. Al ver que estaban interesados en los mismos magos, trucos y estilos, acordaron trabajar juntos para crear un proyecto serio. Un año después formaban Magic Twins (“gemelos mágicos”), en referencia a los muchos parecidos físicos e espirituales de estos amigos. Ambos estudiaron en los Sagrados Corazones de Manquehue, ambos pasan del metro 85 de altura y el resto, salta a la vista.

Esta mágica compañía ofrece espectáculos para empresas interesadas en entregar un show distinto y entretenido, tanto a sus trabajadores como a sus clientes, o bien como una herramienta de marketing para las marcas. Pero no es todo, puesto que manejan los conceptos básicos de responsabilidad social, con presentaciones dedicadas a la motivación o el trabajo en equipo, entre otros.

Les ha ido bien, y ya son más de 80 las compañías que han requerido de sus servicios. Pero ellos no se quedan de brazos cruzados y con cientos de cartas bajo la manga siguen trabajando duro para innovar y mejorar las ilusiones que recrean ante sus espectadores.

Viajan en forma frecuente al extranjero para aprender nuevos trucos e ideas. Nueva York y Europa son los epicentros de la magia mundial, y tratan de no alejarse mucho de esos centros. No escatiman en gastos a la hora de realizar sus viajes de negocios y han gastado más de 30 mil dólares en los últimos dos años en la compra de nuevos implementos y tecnologías, inversión que han recuperado con creces.

“Hay magos en Estados Unidos y Europa haciendo magia de close up (como el ejemplo de la foto) o de escenario ¡y les va impresionante! Entonces nosotros pensamos por qué no puede existir magia de alto nivel en Chile. Y en eso estamos y lo estamos logrando”, explica Jean Paul. Confianza no les falta.