La decisión del fiscal regional de Valparaíso de sobreseer a 58 imputados en el caso SQM por la prescripción de las boletas ideológicamente falsas en cuestión le ha costado varias críticas en el ámbito político y legal. Gómez ha defendido su postura argumentando que era necesario “separar la paja del trigo” y que prefiere apegarse […]

  • 9 febrero, 2018

La decisión del fiscal regional de Valparaíso de sobreseer a 58 imputados en el caso SQM por la prescripción de las boletas ideológicamente falsas en cuestión le ha costado varias críticas en el ámbito político y legal. Gómez ha defendido su postura argumentando que era necesario “separar la paja del trigo” y que prefiere apegarse a la ley aunque eso lo haga impopular frente a la opinión pública. Además tildó de irresponsable al abogado Mauricio Daza por acusarlo de desmantelar el caso SQM y ha criticado a los fiscales Carlos Gajardo y Pablo Norambuena por dejar el ministerio público en protesta por el acuerdo entre la fiscalía e Iván Moreira en el caso Penta.

Con sus ya característicos bigotes a lo Dalí y su melena semi canosa, Gómez no pasa inadvertido, y su paso por la Fiscalía ha tenido varios episodios mediáticos. Al abogado de la Universidad Católica de Valparaíso lo han vinculado políticamente a la derecha porque su mujer, Patricia Pérez, fue ministra de Justicia en el pasado gobierno de Sebastián Piñera. Antes de ingresar al Ministerio Público el 2002, fue asesor de la Auditoría General de la Armada. Como fiscal jefe de Valparaíso investigó delitos relacionados con el tráfico de drogas, prostitución infantil, tráfico de personas e infracciones al patrimonio cultural de la ciudad.