Las cifras más recientes de empleo en nuestro país confirmaron una tendencia observada con particular énfasis en las últimas mediciones: el aumento de la fuerza de trabajo, en especial de las mujeres. Aunque el gobierno recibió la noticia con entusiasmo, algunos economistas han advertido que la señal puede no ser del todo positiva. “Una posibilidad […]

  • 6 agosto, 2008

Las cifras más recientes de empleo en nuestro país confirmaron una tendencia observada con particular énfasis en las últimas mediciones: el aumento de la fuerza de trabajo, en especial de las mujeres. Aunque el gobierno recibió la noticia con entusiasmo, algunos economistas han advertido que la señal puede no ser del todo positiva. “Una posibilidad es que se trate de mujeres que deben salir a buscar trabajo porque, producto de la inflación, los ingresos del hogar resultan insuficientes”, dijo a Ciudad Capital (el programa de radio que Capital emite a diario a través de Amadeus FM) el economista de la Universidad de Chile, Joseph Ramos. El problema, a su juicio, es que con crecimientos que apenas superan el 3% es difícil que la economía pueda seguir cubriendo esta demanda de empleo.

Pero más allá de las razones coyunturales que llevan a las mujeres a cambiar o complementar las labores hogareñas con el trabajo remunerado, algunos economistas han optado por estudiar las razones de fondo que explican este comportamiento. Las especialistas
Alessandra Fogli y Laura Veldkamp publicaron un estudio en el National bureau of economic research (NBER), tras investiga específicamente el proceso de transición desde el hogar al trabajo y descubrieron que el mayor incentivo que tiene una mujer para dar el salto proviene de la experiencia de su grupo de amistades más cercano. Allí comprueban la seguridad del cambio, las dificultades y superan o confirman sus principales temores (generalmente, asociados a la tuición de los hijos). Esa información, afirman, suele tener más relevancia que las políticas públicas diseñadas por el Estado para promover la inserción laboral femenina.