Sorpresa, por decir lo menos, causó entre los proveedores de D&S una carta que la compañía publicó en su página web el 28 de abril. En esta expuso los Términos Generales Comerciales de Aprovisionamiento (TGCA), que contienen, entre otros, el detalle de cada una de las prestaciones que D&S necesita, las tarifas convenidas como contraprestación, […]

  • 29 junio, 2007

Sorpresa, por decir lo menos, causó entre los proveedores de D&S una carta que la compañía publicó en su página web el 28 de abril. En esta expuso los Términos Generales Comerciales de Aprovisionamiento (TGCA), que contienen, entre otros, el detalle de cada una de las prestaciones que D&S necesita, las tarifas convenidas como contraprestación, la autorización de promociones, el plazo pactado para el pago de facturas y otras estipulaciones.

El impacto fue enorme, sobre todo porque al estar en la web D&S dio por recibida la carta –aun cuando a nadie se le mandó personalmente, ni por mano ni por correo electrónico– y dio por aceptados todos los términos. Por tal motivo, empresas asociadas a la AGIP, como Unilever, Agrosuper, Nestlé, Clorox, CMPC y Lucchetti decidieron recurrir a la Fiscalía Nacional Económica para que ésta les dijera si la carta tenía validez. Pues bien, el fiscal, Enrique Vergara, les pidió que hicieran un análisis detenido del contenido, con abogados de por medio, y que en caso de tener alguna aprensión, se la hicieran saber. Hasta ahora, ya llevan dos reuniones y es de esperar que de aquí a mediados de julio estén listos para presentarse ante el fiscal. Ingrato asunto, tomando en cuenta los estupendos términos que la abogada Nicole Nehme había logrado con los proveedores de D&S hace seis meses.