De vez en cuando sueles tener una mala noche de sueño. Si bien puede ser la incomodidad, alergias o el más mínimo ruido el que te despierte, el portal The Huffington Post hizo una lista con las nueves razones de por qué a veces no podemos conciliar el sueño. A continuación, presentamos el listado: 1. […]

  • 12 agosto, 2013

sleep

De vez en cuando sueles tener una mala noche de sueño. Si bien puede ser la incomodidad, alergias o el más mínimo ruido el que te despierte, el portal The Huffington Post hizo una lista con las nueves razones de por qué a veces no podemos conciliar el sueño.

A continuación, presentamos el listado:

1. Dormir hasta tarde el fin de semana:

Los expertos dicen que esta medida puede ser una mala idea y no preciamente por la productividad, sino porque se altera el ritmo biológico de manera tan drástica que el cuerpo no se acostumbra.

2. Cena proteica:

Al comer muchos alimentos grasos, picantes y ricos en proteínas, el cuerpo tiene mucho que digerir y “no tiene la intención de hacerlo mientras usted duerme”, así señaló Kelly Glazer, Ph. D. y profesora de neurología en la Universidad de Northwestern.

3. Estás agotado:

Hay una gran diferencia entre estar agotados y tener sueño. A pesar de que el agotamiento hace que te arrastres a la cama, el cuerpo continúa en alerta máxima, sea por el estrés o la actividad física. Por ello, es mejor recostarse y relajarse con calma.

4. Comparte la cama:

Permitir que su mascota duerma en la misma cama que usted es un problema a la hora de querer dormir, esto porque cada vez que el animal se mueva, haga un sonido o se sacuda, usted se va a despertar. Por ello, es mejor mantenerlos fuera de la habitación.

5. Luna llena:

Según un estudio, el ciclo lunar tiene efectos sobre el sueño. Los investigadores encontraron que durante estos días, la gente tiene el sueño menos profundo, tiene menos sueño y le tomó 5 minutos extras para conciliar el sueño.

6. Pieza no temperada:

El dormitorio no puede estar ni muy frío ni muy caliente. Entre 15 y 20 grados Celsius está la temperatura ideal, pues según el Dr. Christopher Winter, temperatura bajo los 12 ºC y por sobre los 24ºC podrían ser perjudiciales para el sueño.

7. No tiene calcetines puestos:

Las manos y los pies calientes son parte fundamental de la termorregulación de nuestro cuerpo, y según un estudio de 1999, predice cuán rápido te vas a quedar dormido. Así que para acelerar el proceso, es mejor ponerse un par de calcetines antes de acostarse.

8. Silencio total:

Si el dormitorio se transforma en un lugar demasiado tranquilo, puede transformarse en un problema. Thomas Roth, Ph. D. y director del Centro de Investigación de los trastornos del sueño en el Hospital Henry Ford, dijo que cada pequeña “inconsistencia de sonido” se vuelve más evidente y perturbadora para el sueño.

9. Miedo a la oscuridad:

En una investigación presentada en la conferencia SLEEP 2012, la gente que se identificó como “malos durmientes” estuvieron más ansiosos y más fácilmente asustados por los ruidos una vez que las luces se apagaron, respecto de los que se consideran “buenos durmientes”.