Frases comunes que podrían costarle a un jefe la renuncia de sus empleados, según la revista norteamericana Forbes. 1) “Te pago un sueldo. Tienes que hacer lo que digo”.  Esta afirmación es muy dictatorial. Las amenazas nunca son buenas  para inspirar lealtad ni un buen desempeño. Los grandes ejecutivos lideran a través de la inspiración, […]

  • 1 marzo, 2013
jefe Foto: Forbes

Frases comunes que podrían costarle a un jefe la renuncia de sus empleados, según la revista norteamericana Forbes.

jefe Foto: Forbes

1) “Te pago un sueldo. Tienes que hacer lo que digo”. 

Esta afirmación es muy dictatorial. Las amenazas nunca son buenas  para inspirar lealtad ni un buen desempeño. Los grandes ejecutivos lideran a través de la inspiración, la enseñanza, e incluso el servicio.

2) “Eres muy afortunado en recibir este bono. Otras compañías sólo dan a sus empleados un pavo congelado”.

Un jefe inteligente le reconoce a sus empleados sus logros y está feliz de hacerlo, cuando se trata de trabajadores que hacen bien su trabajo y tiene valor para la empresa.

3) “Estuve aquí hasta tarde ayer y en la mañana del sábado. ¿Donde estabas tú?

Presionar a los empleados con que tienen que estar disponibles 24/7 es erróneo y, de seguro, es una manera de hacerlos sentir insatisfechos y bajarles la moral. No porque un jefe trabaje 7 días a la semana eso quiere decir que sus empleados deben hacerlo también.

4) “Tenemos que reducir costos” ( y al mismo tiempo comprar una mesa nueva para los jefes).

Cuando los números no andan bien en una empresa, los empleados respetan a los supervisores que son empáticos y se ponen en la misma situación que ellos. El líder que siempre muestra un estatus diferente genera resentimiento. En tiempos difíciles, los jefes deben predicar con el ejemplo.

5) “No quiero escuchar tus quejas”.

Un jefe siempre tiene que estar en busca de feedback, incluso cuando se trata de comentarios negativos. Se sugiere que un líder escuche los comentarios de sus subordinados con la mente abierta a considerar las cosas que ellos quieren expresar. Incluso cuando se trata de asuntos que no tienen solución, permitirle a un empleado descargarse puede ayudar a construir una relación de lealtad.

Para acceder al artículo completo entra a Forbes.