Según un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad Queen Mary de Londres (Reino Unido), más de tres de cada cinco personas que fuman su primer cigarrillo se acaban convirtiendo en fumadores diarios –ya sea temporal o definitivamente. “En el desarrollo de cualquier comportamiento adictivo, pasar de la experimentación a la práctica diaria […]

  • 11 enero, 2018

Según un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad Queen Mary de Londres (Reino Unido), más de tres de cada cinco personas que fuman su primer cigarrillo se acaban convirtiendo en fumadores diarios –ya sea temporal o definitivamente.

“En el desarrollo de cualquier comportamiento adictivo, pasar de la experimentación a la práctica diaria es un hito importante, pues implica que una actividad recreativa se ha convertido en una necesidad compulsiva”, explica Peter Hajek, director de esta investigación publicada en la revista Nicotine & Tobacco Research.

Los autores analizaron los resultados de ocho estudios realizados en Australia, Estados Unidos, Nueva Zelanda y Reino Unido y en los que los más de 215.000 participantes habían aportado información sobre si alguna vez habían probado –o no– el tabaco y cuándo y sobre su consumo diario de cigarrillos.

Los resultados mostraron que hasta un 60,3% de los participantes en los estudios habían probado, al menos, un cigarrillo, y que de estos un 68,9% se habían convertido en consumidores diarios. De hecho, este porcentaje podría ser incluso mayor, dado que se trata de una cifra calculada a partir de los hallazgos de ocho estudios desarrollados con metodologías variables.