Estrategias para mantener a los trabajadores felices y motivados, según la revista Forbes. 1. Alinear los intereses económicos individuales con los de la compañía Aunque esto no es tan fácil de hacer, ya que requiere de la cooperación de los altos mandos de la compañía, está comprobado que los programas de compensación económica que dan […]

  • 18 marzo, 2013

Estrategias para mantener a los trabajadores felices y motivados, según la revista Forbes.

1. Alinear los intereses económicos individuales con los de la compañía

Aunque esto no es tan fácil de hacer, ya que requiere de la cooperación de los altos mandos de la compañía, está comprobado que los programas de compensación económica que dan a los empleados de todos los niveles la posibildad de beneficiarse cuando la compañía obtiene buenos resultados, pueden naturalmente ayudar a mantener alta la motivación de los trabajadores.

2. Mostrar un genuino interés en el desarrollo de la carrera profesional del empleado

Se trata de que el empleado tenga la sensación de que a su jefe realmente le importa su carrera profesional. En este sentido, es excelente hacer un poco de coaching, sugerir entrenamiento adicional u otro tipo de trabajo que haga crecer al empleado. Esto, de seguro, lo hará sentir altamente valorado.

3. Mostrar un genuino interés en el balance de su trabajo / vida personal

El generar cierta flexibilidad de horarios y permitir al empleado tiempo para compromisos familiares, horas al doctor u otras cosas, muestra una sensibilidad que es gratamente apreciada. Estos pequeños gestos suelen hacer grandes diferencias en el trabajo diario.

4. Escuchar

Esto es muy fácil. Sólo se trata de escuchar atentamente a las ideas del trabajador con respecto al empleo, sus problemas, frustraciones, temas familiares o personales. Está claro que hay que separar todo este tipo de problemas de lo laboral, sin embargo, el ser capaz de escuchar demuestra inteligencia, y es parte integral de un trabajo.

5. Tratar a los demás como a ti te gusta que te traten.

Cuando se trata del trato con los subordinados, esto es básicamente un ley. Es válido hoy y lo era hace un siglo.  El trato igualitario y respetuoso es una demostración de que valoras a tus empleados y su trabajo.

Para acceder al artículo completo entra a Forbes.