1) Adopta una cultura más formal Según Brownlee, antiguamente los espacios de trabajo eran mucho más formales que hoy, por lo que las generaciones mayores suelen pensar que los jóvenes se comunican con importantes ejecutivos, de la misma forma que lo harían en el chat con sus amigos. Es por esto que se recomienda adoptar […]

  • 15 febrero, 2013

1) Adopta una cultura más formal

Según Brownlee, antiguamente los espacios de trabajo eran mucho más formales que hoy, por lo que las generaciones mayores suelen pensar que los jóvenes se comunican con importantes ejecutivos, de la misma forma que lo harían en el chat con sus amigos. Es por esto que se recomienda adoptar una cultura más formal, acorde a todas las edades.

2) Usa múltiples fuentes de comunicación

Como los adultos mayores suelen preferir comunicarse cara a cara y las nuevas generaciones lo hacen por mensaje, es importante ir alternando estos medios para crear un balance.

3) Comprende las diferencias

Las diferencias de opinión pueden ser muy valiosas y lograr balances que traigan resultados muy positivos para las empresas. Es muy importante saber ponerse en la perspectiva de la otra persona y entender su punto de vista, por más que no concuerde con el tuyo.

4) Está atento a los factores motivacionales

Mientras las generaciones mayores tienden a estar motivados por el trabajo por sí mismo, los más jóvenes suelen necesitar mas ayuda y feedback. Esto puede causar malos entendidos, por lo que es de suma importancia que cada uno logre entender cómo piensa el otro, y así poder trabajar de una mejor manera.

Para acceder al artículo completo entra a Forbes.