El éxito no nace de la noche a la mañana. Mark Zuckerberg no despertó siendo un millonario ni Steve Jobs tuvo un golpe de suerte. Sus logros son el resultado de trabajo y perseverancia. A continuación, estos son [tweetable]los rasgos que comparten algunos de los emprendedores más destacados a nivel mundial[/tweetable]. Trabajo duro y […]

  • 9 octubre, 2015

 

negocios

 

El éxito no nace de la noche a la mañana. Mark Zuckerberg no despertó siendo un millonario ni Steve Jobs tuvo un golpe de suerte. Sus logros son el resultado de trabajo y perseverancia. A continuación, estos son [tweetable]los rasgos que comparten algunos de los emprendedores más destacados a nivel mundial[/tweetable].

Trabajo duro y perseverancia

La mayoría de las empresas no consiguieron el éxito gracias a la suerte o porque sus fundadores eran brillantes. Lo que hizo la diferencia es que fueron fundadas por personas que entienden el valor del trabajo duro y la perseverancia. Un único evento mágico no puede mantener el éxito duradero. Es necesario seguir trabajando en ello.

Por ejemplo Jerry Seinfeld perseveró y se obligó escribir chistes todos los días para su serie. La rutina fue lo que lo perfeccionó en el arte de hacer reír.

Aprenda decir cuando decir que no

Warren Buffet —uno de los más grandes inversores en el mundo—una vez dijo “la diferencia entre la gente exitosa y la realmente exitosa, es que los segundos dicen que no a casi todo”.

Puede parecerle raro que se le aliente a decir que no, pues nos han dicho que la negatividad no es un rasgo muy aceptado. Sin embargo, la gente exitosa se han dado cuenta que al decir que no, se pueden enfocar a decir que sí a las cosas que merecen su tiempo y su atención.

Lea un libro

Thomas Corley estudió el uso de la televisión en el libro Rich Habits, the Daily Success Secrets of Entrepreneurs y encontró que alrededor de un 70% de los millonarios solo   ve la pantalla chica por menos de una hora diaria.

Además, numerosos estudios científicos han señalado que leer activa la sinapsis cerebral y la creatividad.

El dinero no lo es todo

La mayoría de los emprendedores que hoy son millonarios no entraron al negocio en busca de dinero. Por supuesto que es importante, pero no puede ser la fuerza que empuje a una empresa, sobre todo cuando se está comenzando.