La movilidad está cambiando y se siente en las calles, carreteras en los autos y en las nuevas posibilidades que se abren frente a nuevas tecnologías y capacidades que pasan velozmente de ser novedad a ser necesidades claves para los usuarios. Estas son algunas de las cosas que veremos este año.

  • 3 enero, 2019

Las cosas cambian velozmente en términos de la industria automotriz, si hace un par de años, una cámara de retroceso era una novedosa ayuda o la integración con los smartphones algo más que un lujo, hoy son parte de un enorme volumen de modelos que se venden en nuestro país y las cosas claramente apuntan a seguir agregando tecnología, al punto de replantear el mismo concepto de auto como lo hemos conocido.

El auto y la información

“El smartphone es una parte importante de la vida de las personas y mediante la integración de los vehículos con este tipo de dispositivos, hará que los autos se vean como una plataforma de información más amplia, con información en línea, con integración con otros actores del mundo vial, con servicios integrados como rescate de emergencia. El auto va a pasar a ser el centro de información de una persona”, explica Rodrigo Troncoso, gerente comercial y de marketing de la empresa francesa ALD Automotive.

Esta tendencia ya es patente en el mercado nacional con un gran número de modelos que se venden con sistema de infoentretenimiento con sistemas como Apple Car Play y Android Auto que permiten un alto nivel de integración entre auto y smartphone, y seguirá en aumento. La interfase automotriz de Apple, por ejemplo, ya anuncia que Google Maps estará entre sus aplicaciones para autos, lo que lo convertirá en navegador a todo el sistema de entretención.

En línea con esta tendencia, se encuentran las nuevas pantallas digitales para mostrar la información que ya tienden a aparecer y se masificaran. Los primeros son la gama de Mercedes-Benz o Peugeot que cuentan con tableros que cambian según la configuración del usuario y que permiten ofrecer mucha más información.

De acuerdo con Harvard Health Watch, un conductor puede pasar hasta 38,000 horas detrás del volante en su vida, esa es la razón por que todas las interacciones con los controles de los vehículos seguirán mejorando y aumentando la capacidad de interfase entre personas y autos.

Se viene la conducción autónoma. También es una tendencia que tendrá a la consolidación en los próximos años. Si bien en nuestro mercado ya existen vehículo semi-autónomos, como la gama de Volvo y algunos modelos de Mercedes-Benz, entre otros; aun queda mucho que avanzar. Por ejemplo, la legislación y la confianza de los “nuevos conductores”, “El gran problema es que las personas temen estar en vehículos donde no pueden ejercer cierto control. Para que estos vehículos autónomos sean un éxito, las personas no pueden subirse al auto y sentir que no saben qué hacer”, afirmó Mike Ramsey, director de desarrollo de Gartner, empresa de investigación de nuevas tecnologías y su aplicación a mercado específicos.