La Presidenta Michelle Bachelet, encabezó la ceremonia de la cuenta pública, la primera de su segundo período, en la cual destacó la férrea defensa a reformas que impulsa La Moneda a la educación, al sistema impositivo y a la Constitución. El inicio de su discurso estuvo marcado por aspectos de la modificación al sistema educacional […]

  • 21 mayo, 2014

Michelle Bachelet

La Presidenta Michelle Bachelet, encabezó la ceremonia de la cuenta pública, la primera de su segundo período, en la cual destacó la férrea defensa a reformas que impulsa La Moneda a la educación, al sistema impositivo y a la Constitución.

El inicio de su discurso estuvo marcado por aspectos de la modificación al sistema educacional sobre la cual apuntó que “en 10 ó 20 años más, cuando veamos sus frutos, estaremos orgullosos de haberla realizado”.

Dentro de este punto, además de los ya conocidos, Bachelet anunció que se extenderá a los 12 meses del año el uso de la Tarjeta Nacional Estudiantil (TNE).

Respecto al proyecto de reforma tributaria, la mandataria expuso que “no la paga la clase media ni la pequeña y mediana empresa, sino que ellos se verán beneficiados (…) Tampoco se afectará el monto de sus pensiones”.

Otro de los aspectos destacados en su discurso, la reforma a la Constitución, aseguró que “la actual Constitución, pese a todas sus reformas, aún arrastra una profunda desconfianza en la soberanía popular y en la capacidad de diálogo democrático de las personas”.

Del mismo modo, destacó que ayer la comisión de Constitución de la Cámara de Diputados, aprobó en general el proyecto de ley que reforma nuestro sistema electoral y pone fin al binominal.

Otro de los compromisos que reafirmó la mandataria fue el de la creación de una AFP Estatal.

Según Bachelet, esta iniciativa tiene “el objetivo de disminuir los costos de administración que pagan los cotizantes en una industria altamente concentrada, y ampliar la cobertura previsional a grupos que históricamente han quedado excluidos del sistema”.

Por otra parte, uno de los puntos que genera mayor divergencia, incluso al interior de la Nueva Mayoría, la [tweetable]presidenta anunció el inicio del debate en el parlamento del aborto terapéutico[/tweetable], “un proyecto de ley que despenalice la interrupción voluntaria del embarazo en casos de riesgo de vida de la madre, violación e inviabilidad del feto”.

Revise el artículo completo en Diario Financiero.