Igualdad. Respeto. Descentralización. Plurinacionalidad. Derechos Humanos. Derecho a la Propiedad Privada. Representatividad. Son conceptos que se repiten una y otra vez en la reflexión sobre qué Constitución queremos.
La puerta para transitar el camino hacia una Nueva Carta Magna quedó abierta la madrugada del viernes 15 de noviembre. Fueron dos días de intensas negociaciones en el Congreso. El sentido de urgencia marcó esa jornada política en la certeza de que las movilizaciones ciudadanas no cesaban. La violencia recrudeció el martes 12 de noviembre y se afectaron los mercados. Toda esa semana quedará marcada como uno de los momentos más delicados de la democracia chilena.
A las 9 de la mañana del viernes 15, apenas horas después de firmarse el acuerdo por la Nueva Constitución, Revista Capital organizó un Cabildo. La necesidad de darle aire a la conversación y fomentar el diálogo cívico fue el impulso de esta experiencia. Diecisiete personas de mundos diversos, tanto profesional como culturalmente, aceptaron esta invitación.
La primera pregunta fue: ¿cuáles son los valores y principios más importantes que deben inspirar o dar sustento a la Constitución? La segunda: ¿Cuáles son los derechos o libertades fundamentales que deben estar plasmados? Y finalmente, ¿cuáles son las instituciones del Estado que debe contemplar la Constitución y qué características deberían tener?
Esta es la respuesta del ejercicio.

  • 21 noviembre, 2019

José Francisco García (41). Abogado, profesor de Derecho Constitucional

Un Estado Democrático de Derecho. “Hemos discutido mucho si la Constitución vigente tiene un modelo económico-social, que sería neoliberal o subsidiario, o si debiéramos pensar en un Estado de Bienestar. Yo quiero proponer la regla de un Estado Democrático de Derecho, donde el modelo económico y social que acordemos lo defina el Congreso en un proceso democrático. Es decir, ni una Constitución de derecha ni una de izquierda, sino un Estado Democrático de Derecho”.

EL DERECHO A LA LIBERTAD DE ASOCIACIÓN. “Una regla básica es mejorar la igualdad ante la ley y la no discriminación arbitraria por sexo, género, edad o raza. Un segundo derecho es garantizar la libertad de asociación. La idea de que tenemos que compatibilizar el derecho a la autonomía -para que cada uno desarrolle libremente su proyecto de vida en igualdad de condiciones-, tiene una dimensión en la interacción con otros. Y eso debe ser abordado. Así como también debe estar garantizado el derecho a la libertad de no asociarse y de no ser forzado en ninguna situación para preservar el principio de libertad”.

RÉGIMEN SEMIPRESIDENCIAL. “Esta no es una crisis del presidente, sino de todo el sistema político, y no válvulas para salir de una situación así versus otros regímenes que no son presidencialistas. Creo en las ventajas del semipresidencialismo, que es un régimen político dual en el que, por un lado, tenemos un jefe de Estado -que es un presidente electo directamente y que tiene potestades más o menos limitadas-, y luego hay un presidente del Gobierno, a cargo de la administración y el orden público, del día a día, y que depende de la mayoría parlamentaria. Por lo tanto, hay una distribución de poderes”.

Luis Felipe San Martín (37). Ingeniero civil Universidad de Chile, MBA Harvard, socio HCS Capital

IGUALDAD EFECTIVA ANTE LA LEY. “Tenemos que proveer al Estado y a las instituciones de herramientas que hagan que las personas sean iguales ante la ley, independiente de su posición socioeconómica, de sus redes o de sus privilegios. Segundo, pluralismo institucional. Y lo tercero, el Estado al servicio de la persona humana y no al revés. Cuarto: economía social de mercado y democracia representativa”.

EL DERECHO AL DEBIDO PROCESO Y PRESUNCIóN DE INOCENCIA. “Muchas veces cometemos el error de juzgar a alguien solo por una acusación o nos quedamos con una sola parte y no hacemos el ejercicio de esperar. Todos tienen derecho a ser escuchados, independiente de nuestra preconcepción de justicia. Un segundo derecho es la libertad de expresión que, aunque la mencionamos bastante, hoy no está garantizada en gran parte del territorio latinoamericano”.

INDEPENDENCIA DE PODERES. “Respecto de las instituciones, se debe asegurar la independencia total de los poderes del Estado. No lo demos por sentado, porque ya vemos que en América Latina eso no está garantizado. Segundo, que existan leyes para que esos poderes no sean capturados ni por grupos políticos, económicos, ni grupos de interés. Y eso significa que las personas que trabajan para el Estado tienen obligaciones con el resto de los ciudadanos”.

Patricia Muñoz García (41). Abogada, defensora de la Niñez de Chile

IGUALDAD Y NO DISCRIMINACIÓN. “Esta nueva Constitución debe considerar realmente a los niños, niñas y adolescentes. Y en la lógica de igualdad, el interés superior del niño debiera estar mandatado por la Convención sobre los Derechos del Niño. Otro principio fundamental es la participación ciudadana efectiva en las definiciones que el Estado adopte en aquello que realmente queremos y necesitamos para poder avanzar. Eso permite hacer el tránsito a un Estado Democrático de Derecho, que no implique tener que comprometernos si es solo subsidiario o solo de bienestar, sino a través de la participación de la ciudadanía y el Estado”.

EL DERECHO A LA INTEGRIDAD FíSICA Y PSíQUICA. “Pongo como prioridad el derecho a la integridad física y psíquica de todos quienes habitamos en nuestro país. Eso involucra los derechos sociales, políticos, económicos, culturales, ambientales. Y particularmente con el foco en niños, niñas y adolescentes. Asegurarles ese derecho permite, efectivamente, su desarrollo integral y que puedan dar el máximo de sus potencialidades para ser personas que puedan contribuir a una sociedad más tolerante, respetuosa”.

CUMPLIMIENTO DE LOS DERECHOS. “Cualquier institucionalidad de una nueva Constitución debe establecer garantías explícitas de mecanismos de exigibilidad de derecho, que hoy es parte de las falencias que tenemos. Tú tienes garantías fundamentales, pero la gente no tiene mecanismos para hacer efectivas esas garantías. Por lo tanto, termina siendo letra, pero no realidad. Debe existir un control ciudadano que tenga implicancias si es que una persona que está ejerciendo el poder no está respondiendo al mandato que le entregamos. Actualmente no hay mecanismos efectivos para eso”.

Fernanda Claro (36). Periodista y autora del libro Mujeres Bacanas

IGUALDAD Y PARTICIPACIóN CIUDADANA. “Un valor que me gustaría incluir en la Constitución es que cualquier persona que habita el territorio -sea chileno o extranjero- tenga igualdad de derechos y que cada chileno pueda participar activamente en las decisiones importantes del país”.

LA SALUD Y LA EDUCACIÓN. “Es esencial que los derechos sociales de salud y de educación sean realmente para todos. Otro derecho que debe quedar especificado en la nueva Constitución es el derecho al agua. Es muy importante que ese tipo de bienes no se privaticen y que el Estado se haga cargo de darnos acceso”.

INSTITUCIONALIDAD MÁS PARTICIPATIVA. “El régimen político debiera involucrar mecanismos de participación ciudadana. Que no nos quedáramos solamente con ir a votar cada cuatro años, sino pensar en una división del poder que pudiera tener más autonomía territorial y local. Que nosotros, como ciudadanos, nos involucremos políticamente en las decisiones”.

Lucía Dammert (47). Socióloga, experta en seguridad

LA DIGNIDAD. “Hay que resguardar el derecho a la dignidad. Hay que reconceptualizarlo. Lo mismo sucede con los principios de la igualdad, la no discriminación y el respeto. Otro principio fundamental tiene que ser la plurinacionalidad de Chile. Si no reconocemos a los pueblos originarios en su total valor, queda un tema demasiado estructural pendiente”.

LIBERTAD DE EXPRESIÓN. “El derecho debe ser revisado en profundidad y ver qué significa en el mundo actual, porque el diablo está en los detalles y hay un montón de letra chica. Segundo, el derecho a la libertad de expresión y a la libertad de participación. Hay que ponerle énfasis a la necesidad de asegurar la posibilidad de que un proyecto colectivo no inhiba los derechos de los proyectos individuales.”

LEY ORGáNICA DE LA POLICíA. “Institucionalmente, debemos precisar qué entendemos por lo público. Eso nos llevaría también a hacer alguna distribución de poder. Creo que hay que sacar todos los temas policiales que hoy están en la Constitución. La Ley Orgánica de la Policía no tendría por qué ser constitucional. Y también habría que revisar el tema de la justicia militar. Una nueva Constitución debe garantizar, además, que los alcaldes, diputados y senadores vivan efectivamente en los lugares que dicen representar. El eufemismo de tener domicilio en algún lugar, pero no vivir allí, genera una enorme falta de vinculación con la ciudadanía. Y los temas de propiedad privada deben quedar muy claros, porque es de las cosas que genera mucho temor”.

Venancio Coñuepan Mesías (30). Abogado, consultor mapuche

UN ESTADO PLURINACIONAL. “La Constitución ni siquiera menciona a los indígenas. Los mapuches teníamos más derechos en tiempos de la Colonia que en Chile hoy. Así de ridículo es este país. ¿Y qué pedimos? ¿Qué sentimos? Tan simple como el derecho a ser un pueblo diferente y ser respetados por eso”.

El DERECHO A LA LIBRE DETERMINACIóN. “Principalmente el derecho a la libre determinación, en virtud del cual los pueblos indígenas pueden determinar libremente sus condiciones e instituciones políticas, económicas, sociales y culturales. Y, como segundo, el derecho a la protección y reconocimiento de los territorios indígenas. Y que estos territorios sean gobernados por la autoridad tradicional indígena, de acuerdo a sus propias normas y costumbres”.

UNA INSTITUCIONALIDAD PROPIA. “Hay que reconocer un mundo indígena que hoy está fuera de la Constitución, pero que es real, existe. Hay territorios especiales indígenas; territorios donde hay autoridades, que se imparte justicia, que median, que tienen su sistema de salud, economía. Hay un submundo fuera de la institucionalidad que está funcionando. Así que da lo mismo si no nos reconocen como pueblo. Ya existimos hace siglos. Ahora, ¿cómo se relacionan los pueblos indígenas con el pueblo chileno? Nosotros siempre hemos sido respetuosos de su autodeterminación. Y lo que nosotros tenemos que lograr es cómo los pueblos indígenas se relacionan con este Estado diferente. En ese contexto, importa poco si su proceso es Convención o Asamblea Constituyente, porque es su proceso. Cuando ustedes estén definidos, se relacionan con nosotros a través de un parlamento diferente”.

María Ignacia Jiménez Suárez (56). Trabajadora social, vicepresidenta de la Fundación Chile Descentralizado y Desarrollado     

IGUALDAD EN LA DISTRIBUCIÓN DE PODER. “Las condiciones de igualdad social, igualdad territorial e igualdad en la distribución del poder deben ser el eje de las conversaciones. Se debe consagrar un Estado descentralizado para dar autonomía territorial. Es en el territorio donde accedemos a los bienes y a los servicios, donde ejercemos nuestros derechos políticos y donde desarrollamos nuestro proyecto de vida. La pregunta es cuánto poder tengo para decidir sobre mi propia vida, dadas las desigualdades profundas de inequidad territorial”.

EL DERECHO A FISCALIZAR. “Debemos consagrar el derecho a fiscalizar a quienes ejercen el poder. Eso implica cambios constitucionales como parte de una distribución equitativa del poder. El motor no lo debiera tener el privado y el Estado aparecer de manera residual. Así debiera ser en temas de vivienda, trabajo, salud, educación. La capacidad de resolver de manera colectiva, muchas veces se ve impedida por la definición del Estado subsidiario que está en la Constitución”.

FORTALECER GOBIERNOS REGIONALES. “Queremos un país descentralizado y fortalecer las estructuras de los gobiernos regionales. Comparto la importancia de la democracia representativa, pero también de la democracia directa, en cuanto a que quienes nos representen sean elegidos en función de un programa y que la ciudadanía pueda controlarlo. Se debiera revisar también el papel del Tribunal Constitucional. Y necesitamos una Defensoría Ciudadana, institucional y constitucionalmente consagrada; y una Defensoría del Medio Ambiente”.

Esteban Rodríguez (16). Secretario académico Centro de Estudiantes del Instituto Nacional

EL BIENESTAR Y LA REPRESENTATIVIDAD. “Dos aspectos tienen que primar: el bienestar y la representatividad institucional. La gente pide una democracia decente, que sea directa o representativa. Al fin y al cabo, las personas piden que el diputado de su distrito pase por su distrito. Algo tan simple como eso. Cuando se menciona al Estado de bienestar, a muchos se les viene a la mente la inflación. Cuando se sabe llevar esa dualidad se puede empezar a progresar para disminuir ese descontento social que está quemando el país completo”.

LA DIGNIDAD Y LA VIDA. “Consagrar el valor de la vida y preocuparnos también por el medioambiente. Y el derecho a la dignidad, porque eso nos va a traer libertad, una vivienda decente, salud, educación. Como estudiante secundario, creo que la educación debe ir de la mano de la dignidad, porque es frecuente estudiar en pupitres podridos”.

LA REPÚBLICA. “Soy institutano y, por tanto, educado en un marco republicano. Por eso, creo que la labor de los ciudadanos es clave para tener una democracia más profunda y para que los servidores públicos no se sirvan de lo público. Otro tema es cómo aseguramos la representatividad. El alcalde de Santiago no vive en la comuna. A los concejales no los conozco. Para cumplir su labor, tienen que estar conectados con el lugar que representan”.

Carmen Gloria Larenas (50). Gestora cultural, periodista, directora del Teatro Municipal de Santiago

LA CULTURA COMO UN FACTOR SOCIAL. “Creo que la crisis que estamos viviendo tiene mucho de cultural. Y extraño que no se hable de la importancia de la cultura porque realmente ayuda a la cohesión social. No solo permite a las personas tener un desarrollo más integral, armónico y creativo, sino también que las expresiones culturales son un lugar de encuentro. Por eso la expresión cultural debería estar en la Constitución”.

EDUCACIóN Y CULTURA. “La cultura es educación. A veces, la cultura se ve como un momento de catarsis de un evento, más que como un proceso que apunta a un desarrollo integral, a un espacio de encuentro entre la diferencia. Cultura y educación son dos derechos que van juntos”.

UNA INSTITUCIONALIDAD PROPIA. “Como sociedad, debemos preguntarnos para qué tipo de institucionalidad estamos preparados. Dejar de ser tan aspiracionales y ver de qué somos capaces realmente y soñar con estructuras que, a lo mejor, no van a funcionar por razones culturales. A mí me gusta mucho el sistema alemán y la canciller, Angela Merkel, pero no tenemos nada que ver con los alemanes. Pensemos con realismo”.

Carolina Fernández (34). Periodista española, coordinadora electoral Evópoli

DERECHOS HUMANOS Y NO DISCRIMINACIÓN. “Son esenciales la dignidad del ser humano, la igualdad, la libertad, el respeto a los derechos humanos, el reconocimiento a los pueblos originarios, y quiero poner un énfasis en la no discriminación arbitraria en términos de raza, orientación sexual, género, sexo, etnia y religión”.

EDUCAR LIBREPENSADORES. “Debe existir el derecho a la educación, pero con protección al librepensamiento. Me ha llamado la atención cómo en Chile las instituciones educativas están intervenidas políticamente. Es muy difícil lograr ciudadanos librepensadores, si no protegemos la educación desde sus inicios de este sesgo político. Todo lo que logremos formar en la primera infancia será libertad para los adultos”. 

MÁS ATRIBUCIONES AL CONGRESO. “La descentralización es fundamental. Pero si no hay un traspaso de poderes, no se puede. También creo que al Congreso se le debe dar más atribuciones. Hoy, el Parlamento requiere una modificación urgente de normativa. Entre 2010 y 2014 se ingresaron más de 1.600 proyectos de ley. Solo 270 fueron publicados. El resto se mantuvo en trámite. El problema es que el Congreso está sirviendo como buzón, como panfleto comunicacional de los políticos ante los medios. Muchos anuncian proyectos, aunque saben que no se van a discutir”.

Alberto de la Fuente (37). Ingeniero, presidente de Pymela

LA PROPIEDAD PRIVADA. “El derecho fundamental es el resguardo por la vida de todos. Segundo, yo vengo del mundo de la pyme y en esta nueva Constitución debe estar el respeto a la propiedad privada. Hoy, tres de cada cuatro empleos los dan las pymes. Entonces, cuando a un empresario que parte desde abajo no le aseguras ese derecho, le vas a cortar las alas y eso va a impactar la economía”.

LA LIBERTAD DE ELEGIR. “El derecho de tener la libertad de elegir quén quiero ser, entendiendo que mis derechos terminan cuando comienzan los del otro. Y eso me lleva a los deberes: el deber y la obligación de respetar, que es lo que más se ha perdido hoy”.

CONTROL Y GESTIÓN. “En una nueva Constitución, tiene que estar muy bien normado el control de gestión y el control de calidad del trabajo de la gente que nos va a manejar. No es llegar y hacer con la plata de todos los chilenos. Una empresa se maneja con control de gestión. No puede ser que tengamos parlamentarios que tienen 89% de atraso o que vayan al Parlamento cuando se les antoja. También hay que trabajar la desconexión. Falta calle. El Transantiago lo demuestra. Ninguno de los que creó ese sistema de transporte público se ha subido a una micro”.

Carlos Carrasco (26). Periodista venezolano, trabaja en el Observatorio del Gasto Fiscal

CONVIVENCIA SOSTENIBLE. “Llevo un año y siete meses en Chile. Creo que hay tres cosas fundamentales que van en cualquier Constitución: libertad, igualdad y fraternidad. Segundo, me parece que una Constitución debe tener un enfoque de derechos humanos y resguardar la convivencia sostenible con el planeta. También, la descentralización como un principio básico”.

RESGUARDAR DATOS PERSONALES . “El derecho a la propiedad y el acceso a la información de saber qué está haciendo el Estado con los recursos públicos, es clave. Estamos en una época en la que los datos tienen una importancia relevante a nivel político. Debiera reconocerse como un derecho. Si no le quiero dar mis datos a un ente, a una institución, que eso se respete”.

El ROL DE LAS FUERZAS ARMADAS. “Tenemos que delegar más poder a las municipalidades. La ciudadanía exige mayor participación en la toma de decisiones y los gobiernos locales juegan un papel protagónico. Lo otro muy importante es el papel que ustedes pueden darles a las Fuerzas Armadas en esta nueva Constitución. En Venezuela, en la Constitución del 99, ese rol cambió. Se dijo que los militares podían tener participación política en todo ámbito, inclusive podían mantener su cargo dentro de la estructura castrense y, al mismo tiempo, tener un cargo político. No sé cómo es aquí, pero es importante dar ese debate de la institucionalidad que le van a dar a las Fuerzas Armadas”.

Jeannette von Wolffersdorff (43). Directora Ejecutiva Observatorio del Gasto Fiscal

LA JUSTICIA SOCIAL. “Partiendo de la base de que el núcleo de una Constitución son los derechos humanos, creo que también hay que incorporar el elemento de la justicia social, de lo común por sobre lo individual. Bajo ese principio, deberíamos debatir qué es lo que el dinero no debería comprar. Por ejemplo, salud, acceso al agua o el mar. Otro concepto fundamental: el control del poder a las instituciones y la transparencia de lo público. No podemos tener un principio de transparencia que se basa en que el que tiene el poder tiene la decisión sobre qué quiere mostrar”.

MERITOCRACIA Y PROPIEDAD PRIVADA. “No es el único DDHH importante, pero me parece relevante destacar que el derecho a la propiedad privada es parte de los DDHH universales, según la declaración de la ONU. En el convenio europeo también se reconoce el derecho (para personas naturales y jurídicas) de disfrutar pacíficamente de sus posesiones, sujeto al “interés general o al pago de impuestos”. Me parece importante agregar, en especial por el derecho a heredar, que también es un derecho humano. Este, por ejemplo, no está en armonía con el principio de la meritocracia cuando se trata de herencias de alto valor. No solo Chile, sino todas las democracias del mundo deberían repensar sus fórmulas para herencias, con el objetivo de evitar traspasar la excesiva desigualdad patrimonial. Se trata de enriquecimientos que no se basan en mérito. Pienso que se puede lograr, con fórmulas innovadoras, que permiten resguardar el derecho a propiedad, pero armonizado con el principio de la meritocracia y el interés general”.

EFICIENCIA Y GESTIÓN. “Se requiere de un Estado eficiente. Actualmente, no hay una persona encargada de la gestión en los ministerios. Por algo tenemos el desorden institucional. Otra cosa es que el Estado debe transparentar lo que los ciudadanos quieren saber. Tiene que haber una rendición de cuentas, una planificación de nuestra actividad estatal muy distinta a la actual. Debemos tener una estrategia país, con metas medibles de mediano y largo plazo, que vayan más allá de un gobierno de turno. Insisto en la meritocracia en el empleo público, para que el staff del Estado sea profesional y sin captura de los partidos políticos”.

Sebastián Montoya (20). Presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Adolfo Ibáñez

RESPONSABILIDAD Y RESPETO. “Dos valores fundamentales que se deben resguardar son la responsabilidad y el respeto, tanto en temas comunitarios como medioambientales. Comunitario porque actualmente no existe una cercanía entre las personas. El individualismo es tremendo en todas sus aristas. Otro problema es que la clase política no tiene una cercanía con la gente que dice representar”.

EL ESTADO DE PROTECCIÓN. “Para mí el rol fundamental del Estado es la protección y el desarrollo de la cultura. Desde ahí, mis dos derechos fundamentales: la educación y acceso a los libros y al conocimiento. Lo segundo es la salud pública, gratuita y de calidad. Y el derecho al agua y al aire limpio.

REALMENTE REPRESENTATIVO. “No soy un gran conocedor de leyes, pero conectar a la clase política con las personas es clave. Actualmente, quien cumple ese rol es el periodismo y las redes sociales. Es el Parlamento el que debe asegurar la representatividad: hoy, muchas veces nos representa una persona que no es de tu región”.

Jorge Navarrete (49). Abogado y columnista

GARANTIZAR UNA COMUNIDAD POLíTICA. “No sé muy bien cómo se expresa jurídicamente, pero lo que más me interesa es consagrar que somos parte y estamos construyendo una comunidad política. En ese sentido, es importante volver a enfatizar el valor de la pertenencia y que, como en toda organización humana, hay una relación de beneficio y compromiso. Me gustaría creer que conceptos como libertad o igualdad estarán puestos al servicio de la promesa más básica de una democracia: garantizar de manera más o menos equitativa los intereses de todos los ciudadanos, sin ningún tipo de discriminación”.

MÁS DEBERES. NO SOLO DERECHOS. “Si tuviera solo un derecho para garantizar, éete sería el de la integridad física y psíquica de las personas. Y este capítulo es de derechos, también el de los deberes, partiría reinstaurando el sufragio obligatorio y con inscripción automática”.

RÉGIMEN SEMIPRESIDENCIAL. “Me gustaría explorar el régimen semipresidencial, para garantizar que quienes gobiernan lo hagan siempre con mayoría política; como también un sistema unicameral, para evitar las duplicidades y obstáculos que significa tener dos cámaras que hacen lo mismo. Creo en un Estado unitario, pero que garantice más descentralización política, administrativa y fiscal en todo el país. También que se reconozca el origen plurinacional y se dé un tratamiento especial a los pueblos originarios. Por último, y junto con mantener la separación de los poderes del Estado, debemos pensar en más transparencia y controles administrativos, quizás por un órgano colegiado independiente y autónomo, hacia el gobierno, los jueces y legisladores”.

Alex Godoy (43). Director del Centro de Sustentabilidad de la Universidad del Desarrollo

LA LEALTAD Y LA RESPONSABILIDAD. “El principio más importante es la libertad, pero una nueva  Constitución tiene que apelar también a la lealtad de cada chileno. Nos creíamos los jaguares. Siempre fuimos aspiracionales, creyéndonos igual a los gringos o a los europeos, pero seguimos siendo sudamericanos. Debemos ser leales a nosotros mismos. Segundo, la responsabilidad como un valor. Les echamos la culpa de todo a los políticos. Pero ¿cuánto he contribuido yo a lo que sucede? ¿Cuánto omití?”

UN MEDIOAMBIENTE SOSTENiBLE. “Mi derecho es uno solo: el derecho a vivir en un medio ambiente sostenible. Creo también que el derecho a la ciencia y la tecnología deben estar incluidos en nuestra discusión”.

GOBIERNOS CON REELECCIÓN. “Tenemos que preguntarnos si el sistema presidencial ha funcionado. Mi opinión es que ha tenido un mal funcionamiento. Pensar en cuatro años con reelección, como Estados Unidos y muchos otros, permite políticas de desarrollo sostenible a largo plazo”.

Cristóbal Bellolio (40). Cientista político y moderador del encuentro

IGUALDAD DE TRATO: “No basta asegurar que cada persona tenga un bienestar material para diseñar un proyecto de vida, sino también las bases sociales del autorrespeto para que las personas se sientan iguales en trato. Esto sin perjuicios de tener mayor igualdad socioeconómica. Como decía Aristóteles, cuando en una polis hay dos ciudades, hay guerra civil. Por eso, una nueva Constitución debiera avanzar en esa dirección”.

DERECHO A LA SALUD, A LA PROPIEDAD Y A LA ACTIVIDAD ECONÓMICA LIBRE. “Yo voy a insistir en el derecho a la salud, que ha sido una de las demandas más reiteradas de este movimiento. Otro derecho es el de ejercer actividades económicas libremente. Podemos discutir si la propiedad de capital o la libertad de contratación son cosas que merecen ese estatus. Pero el derecho a poseer propiedad personal a veces nos parece tan obvio, sin embargo, es importante dejarlo claro”.

DEFENSA A LAS MINORÍAS. “Es importante considerar el rol de aquellos organismos o instituciones contramayoritarias que de alguna manera protegen los derechos de las minorías o resguardan el Estado de Derecho. Pienso en el Tribunal Constitucional como ejemplo de organismos que están bajo la lupa de las personas, pero que en una nueva Concertación debería integrar con otros mecanismos de designación”.