1) Líderes sin visión Los líderes sin visión están destinados al fracaso, ya que la falta de visión les impide inspirar a su equipo de trabajo, motivar o crear valor agregado. El trabajo de un líder consiste en alinear la organización con una misión clara y alcanzable. Esto es imposible de ocurrir con un líder […]

  • 16 abril, 2013

1) Líderes sin visión

Los líderes sin visión están destinados al fracaso, ya que la falta de visión les impide inspirar a su equipo de trabajo, motivar o crear valor agregado. El trabajo de un líder consiste en alinear la organización con una misión clara y alcanzable. Esto es imposible de ocurrir con un líder que no es capaz de ver.

2) Falta de desarrollo

Nada es mejor muestra de un liderazgo pobre que la falta de desarrollo. Nadie es perfecto, pero un líder que constantemente fracasa no es un líder, sin importar las ganas que tenga de serlo. A pesar de que el desempeño pasado no es siempre un indicador certero de eventos futuros, debe ser un factor determinante al elegir a una persona para tomar un puesto de alto liderazgo.

3) Preocuparse de saberlo todo

Los buenos líderes no necesitan ser la persona más inteligente de la sala, si no que tienen el deseo de aprender de otros. Un líder que no está creciendo no puede liderar una empresa en crecimiento. Una de las cualidades de un buen líder es la insaciable curiosidad por aprender más.

4) Problemas de comunicación

Un líder con problemas de comunicación es, de seguro, alguien que no tiene gran trayectoria en su puesto. Las habilidades comunicacionales son esenciales para comunicarse a través de diferentes medios, lugares y ambientes. Un buen comunicador es alguien que escucha activamente, que piensa rápido y sabe cuando actuar y cuando no.

5) Falta de foco

El liderazgo tiene más que ver con la prioridad que con el balance. Un líder que no es capaz de determinar qué es más importante y qué no, es un líder que no tiene foco y probablemente su equipo fracasará. El foco tiene que ver con las intenciones, que deben estar alineadas con los resultados para que un líder sea efectivo.

 

Para acceder al artículo completo entra a Forbes.