1) Mudarse a Japón Este país tiene la más alta de expectativa de vida y el récord mundial de vida femenino. A pesar de que el espacio está limitado, la calidad de vida no. En promedio, una mujer japonesa vive 75,5 años con buena salud, mientras que un hombre 70,6. Se cree que la […]

  • 6 marzo, 2013
Shinto believers at a purification ceremony in Tokyo Foto: The Guardian

 

Shinto believers at a purification ceremony in Tokyo

1) Mudarse a Japón

Este país tiene la más alta de expectativa de vida y el récord mundial de vida femenino. A pesar de que el espacio está limitado, la calidad de vida no. En promedio, una mujer japonesa vive 75,5 años con buena salud, mientras que un hombre 70,6. Se cree que la alta expectativa de vida en este país se debe a que los japonenes suelen preocuparse de la higiene en todos los aspectos.

2) Tomarse la presión habitualmente

Al igual que chequear la presión de las ruedas del auto; tomarse la presión de la sangre constantemente es una buena idea. Hay personas que tienen tendencias genéticas a tener presión alta, otras no hacen ejercicio, tienen sobrepeso, fuman o beben demasiado alcohol. Frente a todas estas cosas se puede hacer algo al respecto, por lo que es importante saber en qué estado está tu cuerpo para tomar las medidas necesarias.

3) Tomar alcohol con moderación

Beber una o dos unidades al día puede ayudar a reducir la probabilidades de un ataque cardíaco, pero muchas personas suelen beber más que eso, lo que aumenta el daño, ya que el alcohol produce cirrósis, una de las enfermedades que mayor número de muertes causan, además de millones de accidentes, que facilmente pueden quitarte la vida.

4) Ponerse las zapatillas de trotar

Hacer ejercicio tiene beneficios tanto físicos como sicológicos. Reduce el riesgo de ataque al corazón, paro respiratorio y diabetes, además de controlar los síntomas de ansiedad y depresión. Se recomienda durante la semana hacer ejercicio mínimo 2 horas y media.

5) No fumar

Las predicciones son ciertas; fumar empeora la calidad y acorta la vida. El tabaco es un gran causante de cáncer pulmonar y enfermedades obstructivas, además de ataques al corazón.

Para acceder al artículo completo entra a The Guardian.