En el mundo de las finanzas, y del trabajo en general, buscar la manera de ser su propio jefe es una aspiración común. Los muchos beneficios de la iniciativa empresarial, tales como horarios flexibles, el potencial ilimitado de ingresos y autonomía, son muy seductoras. Sin embargo, no todos logran o quieren este objetivo y deben […]

  • 19 octubre, 2015

jefe

En el mundo de las finanzas, y del trabajo en general, buscar la manera de ser su propio jefe es una aspiración común. Los muchos beneficios de la iniciativa empresarial, tales como horarios flexibles, el potencial ilimitado de ingresos y autonomía, son muy seductoras.

Sin embargo, no todos logran o quieren este objetivo y deben quedarse como empleados en alguna empresa, y eso no significa que no tengan ningún tipo de beneficio, todo lo contrario.

El hecho es que los[tweetable] beneficios que vienen con trabajar para otra persona[/tweetable] compensan el no tener un horario libre o faltar cuando usted lo quiera.

1. El dinero del retiro

Aunque siempre es posible ahorrar para su propia jubilación, trabajar para otra persona sin duda puede darle una ventaja. El dinero de la jubilación que proviene de los empleadores pueden sumar de una manera enorme.

2. Tiempo libre pagado

Cuando usted es su propio jefe, teóricamente puede tener un número ilimitado de días de vacaciones y de enfermedad. Pero ya que no se les paga por ellos, tener estos días puede presentar un problema enorme.

3. Un pago confiable

Trabajar por cuenta propia puede significar un potencial ilimitado de ingresos, pero también puede significar caer en quiebra. Trabajando para alguien más estará seguro de que a fin ( o inicio) de mes tendrá su cheque en el banco.

4. Horas regulares de trabajo

Cuando usted tiene su propia empresa, debe hacer todo el trabajo necesario para mantener su negocio a flote, además de hacerse cargo de todas las tareas administrativas y de trabajo duro. E incluso si usted es capaz de contratar a los empleados en un determinado momento, todavía tiene que manejarlos.

5. Los impuestos

Cuando es jefe de sí mismo, debe pagar más impuestos que alguien que trabaja en una empresa.

6. Seguros de salud

En una empresa, usted tiene asegurado este beneficio, en cambio si trabaja autónomo, es más difícil obtener éste y otros más.

7. Formación gratuita y oportunidades de superación

En muchas empresas incitan a que los empleados se especialicen en ciertas áreas, y les ofrecen cursos y otro tipo de estudios, cosa que no ocurre cuando se es su propio jefe, ya que usted mismo debería pagar estas especializaciones.

8. No debe preocuparse de que todo esté bien

Si bien puede no ser tu propio jefe, a menudo se puede asegurar su lugar en la sociedad y ganar más cada año simplemente trabajando duro y agregando valor a la empresa. Y si usted tiene hijos, una hipoteca, y un montón de otras responsabilidades financieras, un sueldo fijo y un trabajo que puede contar puede ser un escenario de ensueño por su cuenta.

9. Generosas gratificaciones

Almuerzos, regalos de Navidad, smartphones. Si bien los beneficios como estos pueden no significar mucho de a uno, se pueden sumados ofrecen sobre una base consistente.

10. Sentido de pertenencia

Mientras que el autoempleo puede ser muy satisfactorio, puede ser muy solitario también. Cuando usted está en su propio negocio, normalmente no tiene compañeros de trabajo o miembros de equipo para intercambiar ideas o celebrar sus éxitos. Y sin esas personas, puede terminar sintiéndose muy aislado y sin inspiración.

Revise el artículo completo en Business Insider.