Revista Capital

El encanto de las islas

Texto y fotos: Gabriel Pérez Mardones

Qué duda cabe, viajar a la isla que lleva el nombre del más célebre náufrago es a todas luces una experiencia que vale la pena vivir. Tomar un vuelo que dura poco más de dos horas o en su defecto zarpar desde el puerto de Valparaíso y navegar un par de días es también parte de la aventura que significa llegar a la isla Robinson Crusoe.

Pocas veces tenemos la oportunidad de estar en presencia de un ecosistema tan diverso, único y, a la vez, tan frágil y amenazado.

Por eso vale la pena…

Si eres suscriptor, continúa leyendo esta nota en el papel digital.
Si aún no lo eres, suscríbete AQUÍ.