Vida & estilo

Slackline, esa delgada línea

Desde hace algunos años, las plazas y parques de Chile comenzaron a ser escenario de un nuevo deporte que solo necesita un elástico o cuerda plana, un par de árboles y mucho equilibrio: el slackline, una disciplina que va más allá de un pasatiempo.

-

Por: Valentina Pizarro

El slackline es un deporte completo, donde aprendes a respirar, a relajarte, a ser consciente de tu cuerpo en cada momento. Permite tonificar los músculos, tanto de las piernas como del abdomen, ya que estás “apretado” a cada momento para avanzar. Además, potencias el equilibrio y la seguridad, que es imprescindible para dar cada paso sobre la cinta.

Existen cerca de ocho clubes oficiales en el país, y hace aproximadamente cuatro años se creó la Federación de Slackline Chile (Feslach), pero solo ahora puede ser validada, ya que a inicios de 2017 fue certificado oficialmente como deporte por el gobierno.
Chile es una de las potencias en slackline a nivel latinoamericano, junto con Perú y Brasil. En la Playa del Deporte en Viña del Mar está el Slack Park más grande de Latinoamérica, donde se han realizado competencias nacionales e internacionales de este deporte, además de clases y charlas sobre el mismo.

Un poco de historia

Esta disciplina nació en los años 80 cuando dos escaladores, Adán Grosowsky y Jeff Ellington, comenzaron a entrenar caminando sobre cuerdas flojas y cadenas de los parques en el valle de Yosemite. Luego empezaron a utilizar sus materiales de escaladas y así surgió lo que hoy es conocido como slackline. El deporte floreció entre los escaladores de Yosemite y posteriormente se expandió a todo el mundo.

El mejor del mundo es chileno

Abraham Hernández tiene 24 años, vive en Linares, y en febrero de 2017 se coronó como campeón mundial de slackline, modalidad trickline. Comenzó a entrenar en 2013, luego de ver a un grupo de jóvenes caminar sobre el elástico en un festival, les preguntó qué era y se fue interiorizando con videos en YouTube. Primero usaba una cinta de camión y luego cambió a una oficial. Hoy, practica todos los días entre siete u ocho horas, en plazas y parques al aire libre, para que la gente que lo vea y se interese sobre esta práctica. “Este deporte es una comunidad, con un ambiente familiar y si lo disfrutas y te motivas, acabas superando tus miedos”, afirma.

Las mejores cintas

Lo importante es que las slacklines y los tensores estén certificados por la Balance Community. Actualmente en Chile se pueden encontrar de buenas marcas como Gibbon y Elephant.

Modalidades de Slackline

• Trickline: es la modalidad más difundida, donde la cinta, de 50 milímetros, se ubica a poca distancia del suelo y bien tensa, en la cual se practican principalmente saltos y trucos de destreza.

• Longline: se basa en cintas de más de 40 metros de largo y 25 milímetros de grosor. El principal objetivo es cruzar el elástico de un lado a otro realizando diferentes posturas en equilibrio.

• Highlines: se realiza sobre cintas ubicadas a más de 20 metros de altura, con equipo especial como poleas, backup, bananas linegrip, eslingas, grilletes y un buen punto de anclaje. El equilibrista porta un arnés con una cinta con anillas enganchada al slackline, aunque hay quienes realizan esta modalidad sin ningún tipo de seguro.

• Waterline: esta modalidad se practica tanto con cintas anchas de 50 milímetros como estrechas, la diferencia consiste en que se realiza encima del agua.

• Rodeoline: es una de las modalidades más difíciles, ya que se coloca una cuerda muy poco tensada en forma de U y se busca conseguir un balanceo sobre la misma de pie como si fuera un columpio.

• Yoga Slackline: consiste en realizar yoga sobre la cinta, se precisa mucha concentración y práctica sobre la cuerda.

Tips

Rodrigo Díaz Caamaño, encargado de las comunicaciones de la Feslach y que comenzó a hacer slackline hace 10 años, entrega algunos consejos para principiantes:

“Primero, debes luchar contra la frustración, debes controlar la ansiedad y las expectativas. Este deporte te baja el ego, porque no es algo que vas a hacer a la primera”.

“La respiración es súper importante, saber controlarla, porque en general cuando uno se sube por primera vez, tiende a no respirar. Por otro lado, cuando te estás iniciando, debes tener el tronco recto y los brazos en ángulo recto. Ya más adelante, puedes empezar a moverte más y hacer saltos”.

“Las aptitudes físicas de cada persona determinan cuánto se demora en poder caminar de un lado a otro por la cinta. Si es alguien más deportista, que está consciente de dónde está cada parte de su cuerpo y puede controlarla, se va a demorar menos, pero no te vas a demorar más de una tarde. Y aquí el peso no influye negativamente, de hecho, puede que se te haga más fácil si pesas más”.

Comparte este artículo:
  • Cargando

Síguenos en Facebook

x