Revista Capital

Desafíos de Santiago como nueva capital turística de América Latina

Casi 1.500 millones de personas viajaron, recorriendo distintos lugares del mundo sólo el año pasado, según los estudios de la Organización Mundial del Turismo (OMT), organización que celebró el día mundial del turismo el 27 de septiembre. Chile no se queda atrás ya que en 2016, 5.640.700 de turistas llegaron al país, un 26% más que el año anterior. Y de acuerdo a los datos de la subsecretaría de turismo, para 2017 se espera que esta cifra aumente en un 19%.

Entre los destinos más visitados por los extranjeros se encuentra Santiago, dada su oferta comercial, gastronómica, hotelera, cultural y turística. Además, quienes visitan otros lugares como Isla de Pascua, Las Torres del Paine y San Pedro de Atacama necesitan pasar por la capital para tomar el vuelo a sus destinos finales.

Así, se pueden identificar ciertos perfiles de los nuevos turistas que están visitando Chile: los amantes de la cultura; los aventureros, que viajan solos y les gusta recorrer todo lo que puedan; los sibaritas, visitan lugares típicos y son amantes de la noche; los contempladores, quienes buscan descansar y viajar en grupo y los deportistas. Los tres primeros son quienes visitan Santiago de todas formas.

“Estos nuevos turistas buscan pasar poco tiempo en el hotel, ya que prefieren conocer, recorrer, comprar y disfrutar de sus restaurantes y bares. Por esto mismo buscan un lugar central, que sea cómodo y práctico; donde puedan descansar al final del día”, comenta Eduardo Yoshimoto, Gerente General de hotel Courtyard Santiago, Las Condes.

Además cada vez son más frecuente los viajes por poco tiempo, un fin de semana por ejemplo, por lo que el turista busca sacar el máximo provecho a su estadía y orientados casi exclusivamente a la compra. En verano las estadías se alargan, y se complementa lo cultural con el shopping. Se realizan actividades al aire libre y paseos a lugares cerca de santiago, como el Cajón del Maipo o playas cercanas.

Yoshimoto proyecta que la llegada de turistas a Chile y a la capital siga aumentando en los próximos años. Por eso es necesario que toda la industria turística como hoteles, centros comerciales y culturales, restaurante, transporte, entre otros, siga adaptándose para entregar una estadía agradable a los visitantes.